fcb.portal.reset.password

Xavi, Rafinha y Suárez, contra el Getafe / MIGUEL RUIZ-FCB

Minuto a minuto, partido a partido, se sigue ganando el Barça el derecho a soñar con un final de temporada memorable. Se encuentra en un momento dulcísimo y lo ha podido constatar nuevamente el Camp Nou. Esta vez, en la 34ª jornada de Liga, trituró al Getafe con una mano de goles ya en la primera mitad. Al final serían seis y todos muy aconsejables de ver repetidamente. El equipo reiteró unas sensaciones inmejorables a nivel colectivo para dar un pasito más hacia un campeonato que le restan cuatro partidos.

Este se ha disputado prácticamente en medio campo. El que atacaba el Barça, el que defendía el Getafe. Los culés, con novedades en el once, empujaron a los madrileños en todo momento. De principio a fin. Sólo tardaría nueve minutos el conjunto azulgrana en inaugurar el marcador: Messi transformaba a lo Panenka un penalti cometido sobre Luis Suárez. Eso sí, poco después, Bravo salvaba 'in-extremis' el gol de vaselina de Freddy. Pocas noticias más llegarían de parte de los visitantes.

En el minuto 25, Suárez firmó el 2-0 con una ejecución bestial de tijera, a la altura del pase maravilloso que había recibido de Messi. A continuación, el que faltaba, Neymar, se apuntaba al convite con una definición de categoría; con sangre fría recorte y pase la red (min 27). Iba de golazos la tarde y el 4-0, obra de Xavi, fue el siguiente dibujando un disparo parabólico desde la frontal que entró por la escuadra. A la media hora el partido ya estaba resuelto.

Muy remarcable, así como el juego desarrollado en ataque y en defensa por el Barça. Una coral. Asfixiaba con el balón y la presión al Getafe, rendido en terreno propio. Tan afinados estaban los locales que no paraban de cantar obras de maestras. El 5-0 fue otra. La rubricó Suárez con un obús, de primeras, desde el vértice del área. Pletórico el uruguayo, imparable su equipo, bajo la batuta magistral de Xavi.

Tras el descanso, el Barça siguió disfrutando y gustando. Y embelleciendo el partido a base de goles sensacionales. Como el 6-0 de Messi, limpiando de nuevo las telarañas de la portería de un desesperado Guaita. Al margen de los goles, la mayor ovación de la noche se lo llevaría Xavi al ser sustituido en el minuto 59 por Pedro. Entonces, Messi pasaría al centro.

Como es lógico, sin perder la concentración, el Barça rebajaría las revoluciones. El Getafe apenas le exigía. No era su noche. En la segunda aproximación seria, Freddy disparaba al palo (min 71). En el otro lado, Guaita evitaba con intervenciones notables que el desaguisado fuese mayor. Se le aparecía Messi por todas partes. El '10' se lo pasa bien y el Barça lo quiere todo. La Liga ya la tiene más cerca.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();