fcb.portal.reset.password

Messi celebra el gol que ha donat la victòria / FOTO: MIGUEL RUIZ-FCB

El FC Barcelona va un paso por delante en la eliminatoria de cuartos de Copa. Un gol de Messi en el tramo final de partido permitirá a los hombres de Luis Enrique viajar al Vicente Calderón con una renta mínima pero valiosa, tras un partido cargado de pasión, intensidad y muchos decibelios en el Camp Nou. No se esperaba otra cosa contra el Atlético de Simeone, un equipo que nunca pone las cosas fáciles, que siempre exige lo máximo, superado por juego y fútbol por un Barça que va a más.

La proximidad entre este partido y el de Liga, disputado diez días atrás, hacía prácticamente obligatoria alguna comparación entre ambos compromisos. De entrada, Simeone dejaba fuera a Mandzukic para hacer jugar a Torres, síntoma de una apuesta aún más exagerada por el contragolpe por parte colchonera. Por parte azulgrana, pocos cambios, salvo un estadio bastante más frío y algo más vacío. Las condiciones no eran las idóneas para disfrutar del fútbol.

Aún así, y como ocurrió en el duelo de Liga, el FC Barcelona ha sido el encargado de llevar el peso del juego. Neymar Jr y Messi han avisado durante el primer cuarto de hora, pero a continuación ha sido el Atlético quien se ha acercado más al área defendida hoy por Ter Stegen. Los hombres de Luis Enrique han respondido muy bien en las acciones defensivas a balón parado y sólo han sufrido en una acción en la que Torres ha enviado un cabezazo por encima del larguero.

La reacción azulgrana casi acaba con el 1-0. Un movimiento sensacional de Luis Suárez y una asistencia aún mejor -de primas- de Rakitic ha acabado con el uruguayo dirigiendo demasiado alta su remate. Escapaba la mejor ocasión de un primer tiempo revelador: aún quedaban 135 minutos de eliminatoria.

Siguiendo con el juego de las comparaciones, se podría decir que el FC Barcelona ha sido aún más dominador que en el primer tiempo. Mucho más. El Atlético, cerradísimo atrás, ponía intensidad, físico y mucha voluntad. Gastaba todas sus fuerzas defendiendo: sólo así se entiende que no pasara del centro del campo en prácticamente todo el segundo tiempo.

El partido, a menudo, no se jugaba allí donde estaba el balón. Luis Suárez se las tenía con Godín, los jugadores culés reclamaban una vez tras otra faltas que el árbitro no señalaba y el público del Camp Nou ha terminado –a pesar del frío- de lo más caliente.

La temperatura 'in crescendo' del encuentro ha acabado hallando su culmen en el penalti de Juanfran sobre Busquets en el minuto 83. Tras detener Oblak el lanzamiento desde el punto de penalti Messi ha sido el más rápido en el rechace y, un paso por delante del resto, ha marcado el 1-0 a puerta vacía. La eliminatoria se ponía de cara.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();