fcb.portal.reset.password

Suárez, Neymar y Messi / FOTO: MIGUEL RUIZ - FCB

El FC Barcelona se ha llevado el duelo entre los dos últimos campeones de Liga. Ha sido una victoria escrita con sudor y sangre en un partido eléctrico, intenso hasta el límite del reglamento, no apto para menores. La noche se ha puesto de cara con un primer tiempo perfecto de un Barça inspirado y práctico a la vez, que mandaba gracias al descanso a las dianas de Neymar Jr y Suárez. En la reanudación, Mandzukic ha recortado distancias antes de la traca final de Messi, presente en los tres goles culés.

Con esta victoria, el FC Barcelona aleja los fantasmas colchoneros de la temporada pasada y se reencuentra con sus mejores sensaciones en un mes que puede resultar decisivo para el futuro de Liga y Copa.

Pocos o ninguno eran los interrogantes sobre el tipo de partido que se vería en el Camp Nou. El Barça sería el dominador, quien debería llevar el peso del encuentro, mientras que el Atlético, bien replegado, esperaría a una jugada aislada, un contragolpe o una acción a balón parado, para hacer daño, fórmula de la que sacó máximo rendimiento contra el Barça en los compromisos más decisivos de la temporada pasada.

Lo que ha cambiado el guión previsto, sin embargo, ha sido el gol de Neymar Jr en el minuto 11. Una acción inventada por Messi, rebotada en Suárez y bien definida -desde el suelo- por el brasileño ha deshecho los planes de Simeone. El gol reflejaba la superioridad de un Barça vertical, rápido y tan intenso o más que los colchoneros, que han tratado de detener a su rival a base de faltas, lo que, aparte de hacer sangrar a Neymar Jr, ha provocado las iras del Camp Nou,

Durante el primer tiempo el Barça ha mostrado su versión más inteligente. Cuando podía, atacaba. Cuando no, serenaba el ritmo del encuentro, consciente de su ventaja en el marcador. En el minuto 34, Messi se ha llevado un balón dividido ante Gámez, hoy reconvertido en lateral izquierdo, y ha generado el desequilibrio necesario para posibilitar el 2-0, obra de Suárez, que antes ya había servido un gol en bandeja a Neymar que el brasileño no ha sabido aprovechar.

El tanto del uruguayo ha acabado de sacar de quicio a un Atlético poco asociativo, nada peligroso, con aspecto de enfadado. Era el momento de tocar la tecla de pausa hasta la media parte. Todo iba bien.

Por obligación, el Atlético ha tenido que dar un paso adelante en la reanudación. Necesitaba un gol para creer y Mandzukic, tras un penalti cometido sobre Gámez, ha alimentado las esperanzas visitantes. A pesar del gol, el Barça seguía leyendo correctamente el encuentro. Neymar Jr y Suárez se ofrecían para superar la primera línea de presión atlética, cada vez más numerosa con la presencia de Torres primero y Raúl García después.

De hecho, el brasileño se ha disfrazado de artista en cada una de las ocasiones en las que ha entrado en contacto con el balón, motivado por la entidad y la exigencia del rival, que seguía sin conceder un centímetro. Y si lo hacía, la acción terminaba en falta. Con el partido cada vez más al límite del reglamento, y también del final, ha aparecido Messi. El crack argentino ha aprovechado una asistencia de Rakitic desde la derecha para firmar el tercero en el último suspiro. Se había dictado sentencia.

Volver arriba