fcb.portal.reset.password

Neymar y Messi, contra el Athletic Club. FOTO: MIGUEL RUIZ-FCB.

El Barça debuta en la Liga de Campeones 2014/15 ante el APOEL de Nicosia en el Camp Nou. El estreno europeo llega en un buen momento después de los buenos resultados y la gran imagen ofrecida por el equipo en la Liga. El equipo es líder del torneo doméstico y ahora le toca arrancar con buen pie la primera ronda de la Champions, donde también comparte grupo con el París Saint-Germain y el Ajax.

Con todo, teniendo en cuenta el poco currículum internacional del rival, existe un riesgo elevado de relajación en el conjunto azulgrana. Es por ello que el técnico Luis Enrique se encargó de hacer un llamamiento a la afición en la rueda de prensa previa. "La necesitamos e intentaremos ofrecerle un partido espectacular", declaraba el asturiano.

Luis Enrique, que debuta como entrenador en una competición que conoce bien de jugador, ha hecho una convocatoria con algunas novedades, como la presencia de Dani Alves, con el alta, y el estreno de Douglas. Por decisión técnica, no jugarán contra el APOEL Montoya, Busquets, Pedro, Mascherano y Jordi Alba. Completan la relación Samper, Sandro y Munir, del filial.

Inicios estimulantes

Tradicionalmente al Barça le sale bien el estreno europeo. El club culé no pierde en el debut de la Champions League desde la temporada 1997/98. De las ocho últimas ediciones, siete también arrancó en el Camp Nou, con un balance de seis victorias y un empate.

El APOEL, por su parte, se presenta con muy poco que perder y mucho que ganar. Al tercer chipriota que visita Barcelona se le presupone un planteamiento muy conservador para conceder pocas opciones al rival. Una estrategia ya explotada algunas veces con cierto éxito por equipos teóricamente modestos. Es un nuevo reto para los hombres de Luis Enrique, ahora en Europa.

Volver arriba