fcb.portal.reset.password

Juan Antonio Pizzi, con el Barça / FOTO: ARCHIVO FCB

El Barça y el Atlético de Madrid se enfrentan este miércoles en el partido de ida de los cuartos de final de la Copa del Rey. Dos equipos, una ronda y una competición que nos lleva inevitablemente a una fecha imborrable para el recuerdo azulgrana. El 12 de marzo de 1997, en el Camp Nou, se vivió una de esas noches mágicas del barcelonismo. Y Luis Enrique, hoy técnico azulgrana, estaba en el césped como uno de los protagonistas de la jornada.

El Barça, entonces dirigido por Sir Bobby Robson, afrontaba el partido tras el 2-2 de la ida en el Vicente Calderón. A priori, un resultado favorable. Sin embargo, todo se torció en la primera parte. El Atlético de Madrid salió lanzado al ataque y Milinko Pantić, el máximo protagonista visitante, marcó tres goles antes del descanso para situar un claro 0-3. La situación no invitaba al optimismo, pero el Barça se transformó en la segunda parte. Robson, valiente, hizo dos cambios ofensivos -Stóixkov y Pizzi- que fueron decisivos. El Barça recortó distancias (2-3) con dos goles de Ronaldo, pero Pantic volvió a marcar para los visitantes (2-4). Todo jugaba en contra del Barça, pero apareció la magia del Camp Nou.

El público empujó al equipo hacia una remontada histórica. Figo, con un golazo, y Ronaldo se encargaron de empatar el partido, pero el 4-4 no era suficiente y apareció la figura de Juan Antonio Pizzi. El delantero argentino, en la recta final del partido, marcó uno de los goles más recordados en la historia de la Copa del Rey en el Camp Nou. Un Camp Nou que explotó de alegría y condujo al equipo hacia las semifinales. Además, aquella Copa acabaría siendo para el Barça en una final disputada en el Santiago Bernabéu contra el Betis (3-2).

Volver arriba
_satellite.pageBottom();