fcb.portal.reset.password

El Olympiastadion, listo para la final / FCB

L'Olympiastadion, en Berlín / UEFA

L'Olympiastadion, en Berlín / UEFA

L'Olympiastadion, en Berlín / UEFA

El próximo 6 de junio, el FC Barcelona disputará la final de la Liga de Campeones contra la Juventus sobre el césped del Olympiastadion. Un estadio que es el más grande de Alemania, aunque después de la última reforma, que coincidió con la Copa del Mundo de 2006, su capacidad bajó de los más de 100.000 espectadores hasta los 76.065. Actualmente, se celebran varios grandes eventos de diferentes ámbitos, tales como conciertos, espectáculos o campeonatos de atletismo. Además, es el hogar del equipo de la Bundesliga del Hertha BSC Berlín y se juega la Copa de Alemania desde 1985. También es una de las sedes de la selección alemana de fútbol y, años atrás, había albergado los partidos del equipo de fútbol americano Berlín Thunder.

Pero, además de ser un espacio multiusos, el Estadio Olímpico de Berlín es un emplazamiento lleno de historia que contempla diversas curiosidades que hay que conocer antes de la gran final de la Champions:

Estadio de máxima categoría. En 2005, la UEFA otorga oficialmente al Olympiastadion la categoría de Estadio 5 estrellas, la clasificación más alta posible para todos los campos de fútbol de Europa.


Primera final europea. Es la primera vez que la capital alemana acoge un partido decisivo de alguna de las principales competiciones europeas. Previamente, las ciudades alemanas que se han utilizados como sede de una final de la Champions fueron Múnich (1979, 1993, 1997 y 2012), Stuttgart (1959 y 1988) y Gelsenkirchen (2004). Por su parte, y desde que la final se juega a partido único, en Dortmund (2001) y en Hamburgo (2010) también se ha jugado alguna final de la Europa League.


Dos Mundiales. Alemania ha organizado dos ediciones de la Copa del Mundo en toda la historia. Y el Olympiastadion fue escenario de algunos partidos en ambos Mundiales. En el primero, en el de 1974, en el que se dio a conocer mundialmente la selección de los Países Bajos como 'la Naranja Mecánica', el Estadio Olímpico de Berlín acogió la fase de grupos. En 2006, sin embargo, se convirtió en el centro de todas las miradas, con una final en la que Italia levantó el trofeo tras derrotar a Francia en los penaltis. De hecho, los jugadores de la Juventus Buffon, Barzagli y Pirlo ganaron aquel Mundial.


Origen. El Estadio Olímpico de Berlín, diseñado por el arquitecto alemán Werner March, fue construido entre 1934 y 1936 para los Juegos Olímpicos de 1936. Este espacio sustituyó al antiguo "Estadio alemán", un recinto de 32.000 espectadores inaugurado en 1913 y diseñado por Otto March, el padre de Werner March, para unos Juegos Olímpico de 1916 que nunca se celebraron por la Primera Guerra Mundial.


Las cuatro medallas de oro de Jesse Owens. El gran ganador de los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936 fue el atleta estadounidense Jesse Owens. De origen afroamericano, alcanzó un reconocimiento internacional después de conseguir cuatro medallas de oro, en un evento deportivo que Hitler quería utilizar como una gran herramienta propagandística de la fuerza de la Alemania nazi. La victoria de Owens fue un duro golpe para esta propaganda, que promovía el concepto de la superioridad de la raza aria y consideraba a los individuos de origen africano, entre otros, como seres inferiores.


Monumento histórico. Uno de los símbolos del Tercer Reich, es un lugar cargado de historia. Fue construido sobre las bases arquitectónicas de la época y, por tanto, tal y como lo quería Adolf Hitler, destaca la capa de piedra oscura que cubre el estadio, que lo dota de un toque sobrio y majestuoso. Como monumento histórico, con su remodelación para el año 2006, no se pudo tocar la fachada y, actualmente, todavía se pueden ver objetos, símbolos y construcciones hechas durante la Alemania nazi.


Un hallazgo inesperado. En 2002, durante estas obras de acondicionamiento, se encontró una bomba de 250 kilos de la II Guerra Mundial bajo una de las tribunas del Olympiastadion. Se cree que la bomba llegó al Estadio Olímpico de Berlín por error debido a un problema técnico del avión que la transportaba. Para desactivar el detonador, los artificieros tuvieron que acordonar un área de 300 metros, pero el Hertha de Berlín, que en aquel momento se ejercitaba sobre el césped del estadio, no modificó su sesión y continuó entrenando con total normalidad.


El récord mundial de Usain Bolt. En el año 2009, en el Campeonato del Mundo de Atletismo, el jamaicano Usain Bolt se convirtió en leyenda con 22 años, después de proclamarse campeón del mundo de 100 metros por primera vez en su carrera, con una marca de 09:58 segundos. Este registro es, todavía hoy, el récord del mundo absoluto.


Precedentes azulgranas. La última vez que el Barça jugó en el Olympiastadion fue el 23 de noviembre de 1999, en el partido Hertha - Barça de la fase de grupos de la Liga de Campeones 1999/2000. El enfrentamiento terminó 1-1 y el autor del gol azulgrana fue, precisamente, Luis Enrique, con un remate de cabeza.


Mascherano y Messi. Sólo dos jugadores de la actual plantilla del FC Barcelona han jugado en el Estadio Olímpico de Berlín. Se trata de los argentinos Javier Mascherano y Leo Messi, que, además, no guardan un buen recuerdo de su visita. Allí cayeron eliminados en cuartos de final del Mundial de Alemania 2006 contra la selección anfitriona. Con el 1-1 final, los germanos vencieron 4-2 en la tanda de penaltis.

Volver arriba