fcb.portal.reset.password

Hat-trick de Messi en Riazor. FOTO: MIGUEL RUIZ-FCB.

Se confirma que el Barça vive un momento dulce. El equipo ha cerrado la primera vuelta de la Liga con una goleada en el campo del Deportivo, que sucede a la gran victoria sobre el Atlético de Madrid de la jornada anterior. Como entonces, el triunfo azulgrana se ha forjado gracias al buen juego y ha tenido el mismo nombre propio: Leo Messi. El argentino ha decidido el encuentro con un hat-trick esplendoroso.

Repetía el once Luis Enrique por primera vez en el presente campeonato de Liga. Daba así Luis Enrique continuidad al equipo que venció con autoridad al Atlético. Y sus hombres han mantenido la buena dinámica, jugando con intensidad y dominando la situación en todo momento. Con confianza. Ya en el minuto 9, el portero Fabricio ha salvado el gol de Messi en una excelente jugada de estrategia. A continuación, el '10' firmaba un golazo al conectar de cabeza un preciso centro de Rakitic.

El Barça asfixiaba al Deportivo con su fútbol, vistoso y profundo. Además, sin balón se mostraba agresivo y solidario. En el 21, Suárez ha tenido el segundo tras una deliciosa asistencia de Iniesta, pero se le ha escapado el disparo. La acción se focalizaba en terreno deportivista. Una oportunidad en semifallo de Cavaleiro ha sido la primera opción local en el primer tiempo (min 26). Habían tomado un poco de aire los de Víctor Fernández. Pero el extraterrestre Leo Messi les ha vuelto a la realidad con un gol de vaselina imposible desde el área pequeña (min 34).

El partido se había abierto ligeramente. Tras el 0-2, Cuenca ha dispuesto de una gran ocasión y, en la otra portería, Luis Suárez lo intentaba con insistencia. Pese al par de aproximaciones gallegas, el Barça se continuaba sintiéndose muy superior. Gran parte de la 'culpa' de la buena imagen culé recaía en la finura de los interiores, Iniesta y Rakitic. También Neymar se presentaba espectacular y desequilibrante por la izquierda. Su repertorio de detalles técnicos fue inacabable.

En la segunda parte el Barça salió con más pausa. Seguía llevando el peso del partido. Eso sí, Bravo tuvo que sacar una mano providencial en un toque acrobático de Domínguez (min 57). El gol de la tranquilidad lo aportó, claro, Leo Messi. Esta vez tras un córner en corto entre él y Rakitic culminado con un trallazo descomunal. Como el 0-1 y el 0-2, en el 0-3 el argentino estuvo en el inicio y la finalización de la jugada.

Con este resultado Luis Enrique ha dado descanso a Busquets, a Iniesta y a Neymar. Al partido le quedaba poca historia. De todos modos, el Barça no bajó la guardia ante un Deportivo desanimado. Y más cuando Sidnei se ha marcado en propia puerta un rechace de Lopo a centro de Alves. El 0-4 definitivo rubricaba una impecable actuación a domicilio azulgrana.

Volver arriba