fcb.portal.reset.password

Mascherano y Tévez, cara a cara en Berlín / Fotomontaje FCB

El fútbol les enfrentó por primera vez cuando, con solo 17 años, el ‘Jefecito’ vestía la camiseta de River Plate y el ‘Apache’ la de Boca Juniors. Más tarde se verían las caras en los Superclásicos, el derbi entre los dos equipos más populares de Argentina. Exponentes del mejor fútbol de la cantera del país, la amistad que les une nació en la selección albiceleste. Una amistad que ya dura más de una década.

Uno de los duelos más recordados entre ambos se produjo en mayo del 2004, cuando River y Boca se enfrentaron en las semifinales de Copa Libertadores, con partidos de ida y vuelta, y que terminó en los penaltis. El Boca de Tévez fue el que se acabó clasificando para la gran final.

Se conocieron en la selección sub-17

Su gran amistad nació en la selección argentina juvenil (sub-17). Entre entrenamientos, rondas de mate y bromas se forjó una gran relación que aún les une. Más tarde formarían parte de la Selección sub-20 que disputó el Sudamericano de Uruguay, y juntos también consiguieron la Medalla de Oro de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. Con los años se afianzaron en la Selección absoluta, en la cual fueron compañeros durante una década. Ambos disputaron los Mundiales de Alemania 2006 y Sudáfrica 2010, además de la Copa América 2007.

Rivales en Argentina, el Corinthians apostó por ellos cuando se consolidaron con sus respectivos equipos en Primera División. El club brasileño, controlado por el iraní Kia Joorabchian -socio de Roman Abramovich-, pagó 24 millones por ‘Masche’ y 34 por Tévez, con la promesa que un año más tarde serían traspasados a un club europeo. Primero desembarcó ‘Carlitos’ y seis meses más tarde Javier, y juntos consiguieron el Brasileirao 2005. Aquellos años también fueron los de la madurez personal: ambos formaron sus familias, con las que además compartían grandes momentos fuera de la disciplina de su equipo.

El traspaso a Europa

En 2006, año del Mundial de Alemania, se produjo la esperada transferencia al viejo continente, y tanto el centrocampista como el delantero ficharon por el West Ham de la Premier League. El equipo inglés fue el último donde coincidieron, tras una experiencia que resultó muy negativa para Mascherano, que no era del gusto de su entrenador y solo jugó cinco partidos en toda la temporada. Fue, sin duda, la peor experiencia deportiva de su carrera.

Solo la compañía de su amigo Tévez, junto con el apoyo de la familia, ayudó a ‘Masche’ a soportar la indiferencia de su técnico. Al cabo de seis meses consiguió ser traspasado al Liverpool, buscando la continuidad para poder estar en el Mundial 2006. Tévez, por su parte, permaneció seis meses más en los ‘Hammers’, siendo la figura del equipo y salvándolo del descenso en la última jornada. Al final de temporada fue traspasado al Manchester United, y de esta manera los dos amigos emprendieron caminos separados. Solo volvieron a coincidir en la selección argentina.

Caminos separados

Mascherano se convirtió en un jugador fundamental para el Liverpool de Rafa Benítez, y a pesar de no ganar ningún título con los ‘Reds’, acabó jugando cuatro años y medio en Anfield. Tévez, por su parte, ganó seis trofeos con el Manchester United, incluida una Champions League y un Mundial de Clubes, en tan solo dos temporadas. De esta manera, Javier y Carlos volvieron a ser rivales en la Premier. Y lo serían en Inglaterra durante tres años.

Tévez emigró al City, el otro equipo de la ciudad de Manchester, en 2010, mientras que Mascherano fue traspasado al Barcelona y la relación se hizo menos frecuente por las distancias, los viajes, y porque el ‘Apache’ fue marginado durante el ciclo de Alejandro Sabella al frente de la Selección.

La final de la Champions entre Barcelona y Juventus volverá a enfrentarlos como aquellos recordados duelos cuando Mascherano y Tevez se enfrentaban siendo jugadores de River Plate y de Boca. Pero cuando termine el duelo, volverán a ser los amigos de siempre. Y volverán a marcarse como objetivo común ganar la Copa América de Chile.

Volver arriba