fcb.portal.reset.password

Campeones en el Calderón / MIGUEL RUIZ-FCB

El Barça se ha proclamado campeón de Liga en una tarde del 17 de mayo de 2015 para el recuerdo en el Vicente Calderón. En la penúltima jornada, el equipo tenía suficiente con vencer al Atlético de Madrid -vigente ganador de la competición- para entonar el alirón. No falló. En un partido muy serio, Leo Messi se convirtió en el héroe de la 23ª Liga con un gol tan precioso como definitivo.

Siete minutos ha durado la primera posesión azulgrana. Una declaración de intenciones de unos y otros. El Barça combinaba con tranquilidad. Como se sabía, la estrategia y el contragolpe se convertirían en las armas del Atlético. En un córner, en el minuto 8, Bravo realizaba un paradón felino con los dedos tras un cabezazo de Giménez. Posteriormente, los colchoneros amenazarían con rápidas transiciones. Así, el Barça incrementaría el ritmo, con Messi de referente ofensivo.

Sin Luis Suárez (que arrastraba molestias), el argentino ocuparía una posición más centrada, con Neymar y Pedro en las bandas. Con el Barça empujando, el defensa Juanfran salvó con el brazo un remate franco con la cabeza de Messi en el interior del área sin que fuera sancionado (min 20). Tenían el partido controlado los culés, eso sí, sin excesivas angustias para el portero Oblak. Claro que, en el minuto 31, el árbitro se ahorró el segundo penalti en una falta de Godín a Alves dentro del área señalada fuera. La ejecución de Messi desde el lateral rozaría el larguero.

No desesperaban los visitantes, con dos centrales -Piqué y Mascherano- colosales. Minaban la moral del Atlético, sin opción y desgastado. La posesión en el primer tiempo había estado en un 80% del Barça. Se ha endurecido el partido en la reanudación, con más protagonismo atacante de los locales.

Simultáneamente, llegaban noticias negativas de Cornellà. El Barça necesitaba la victoria. Y el sufrimiento se alargó pocos instantes, hasta que Messi se ha inventado el 0-1 (min 65). Lo ha originado con una pared deliciosa con Pedro en el interior del área y lo ha culminado con un disparo ajustadísimo a la base de palo.

A continuación, con el Atlético tocado, Neymar ha dispuesto dos de clarísimas para sentenciar, pero dispararía desviado. A partir de aquí se defendería con el balón el conjunto azulgrana. Concentrado e inteligente para sellar el cuarto triunfo de la temporada ante el Atlético. Sin misericordia. En la primera oportunidad se proclamaba campeón de Liga con todos los honores, a la espera de las finales de Copa y de Champions League.

Volver arriba