fcb.portal.reset.password

Rivaldo, amb la Pilota d'Or al Camp Nou / FOTO: ARXIU FCB

"Con lágrimas en los ojos me gustaría primero dar gracias a Dios, a mi familia y por todo el apoyo que he recibido durante estos 24 años como jugador. Hoy me comunico con todos mis fans en el mundo, mi historia como jugador llegó al final", así comenzaba la carta difundida en varias redes sociales en la que Rivaldo anunciaba su retirada como futbolista.

Este ex delantero es, indiscutiblemente, uno de los mejores jugadores de la historia del Barça, teniendo en cuenta el rendimiento ofrecido entre 1997 y 2002. Rivaldo (Recife, Brasil, 1972) fue fichado del Deportivo de la Coruña a principios de la temporada 1997/98 con la clara función de hacer olvidar a su compatriota Ronaldo. Y realmente lo logró, pues el alto y fibroso jugador brasileño gozaba de una técnica individual como pocas veces se ha visto, con una pierna izquierda de oro, un dribbling desequilibrante, un disparo potente y una sensacional ejecución de golpes francos y penaltis.

El mejor del mundo en 1999

Sin ser un delantero nato (actuaba en el extremo izquierdo o como media punta) dejó en sus cinco años en el FC Barcelona unos registros goleadores envidiables: 136 tantos en 253 partidos. Era un futbolista de carácter serio y discreto que prefería hablar en el campo y que vio recompensada su enorme calidad con la concesión del Balón de Oro en 1999.

Para el recuerdo quedarán gloriosas actuaciones como un triplete en San Siro o un doblete (y un gol incomprensiblemente anulado) en el Bernabéu en la temporada 2000/01 y, sobre todo, la chilena milagrosa de ese mismo año contra el Valencia que clasificó al Barça para la siguiente Liga de Campeones. De azulgrana, Rivaldo conquistó dos Ligas, una Copa del Rey y una Supercopa de Europa.

 

Volver arriba