fcb.portal.reset.password

Messi, celebrando el gol en Anoeta / FOTO: MIGUEL RUIZ-FCB

El FC Barcelona jugará una nueva final. Este miércoles, en Anoeta, se ha asegurado un billete para la cita del 19 de abril contra el Real Madrid. El conjunto de Gerardo Martino ha hecho bueno el 2-0 del Camp Nou y se ha clasificado para la ronda final sin sufrimientos. A la hora de la verdad, el equipo ha respondido con nota: se ha plantado en la final habiendo ganado siete de los ocho compromisos jugados en la Copa y con Leo Messi, autor del gol que ha decidido la eliminatoria en San Sebastián, como máximo goleador de la competición. En el tramo final Griezmann ha empatado el encuentro, insuficiente para hacer temblar a un Barça que ha completado una de sus mejores primeros partes de la temporada.

El partido que ha llevado al equipo hasta la final ha arrancado con un Barça serio y solvente. Por segunda vez este curso, Martino ha juntado en un once inicial a Xavi, Iniesta, Cesc y Messi. La misión era tener el balón e impedir que la Real Sociedad generara el peligro necesario que pudiera meterla en la eliminatoria. El plan ha salido redondo, porque los azulgrana han convertido Anoeta en un rondo gigante. La Real sólo podía correr detrás del balón.

El buen juego azulgrana ha dado sus frutos en el minuto 26, en el que Leo Messi ha conectado otro gol -como los dos de Sevilla- desde la frontal del área. El balón ha entrado mansamente en la portería local después de que Zubikarai rozara el esférico.

El gol ha hecho daño a la Real, que ahora necesitaba cuatro goles para darle la vuelta a una eliminatoria que al inicio del partido estaba a sólo dos de la prórroga. Sin embargo, el equipo de Arrasate ha demostrado su carácter atrevido y ha generado peligro mediante Vela, que ha visto como Alves salvaba bajo palos un remate suyo. Esta noche, al contrario que en el duelo de ida, los vascos han planteado el encuentro pensando más en la portería rival que en la propia. Los ojos del público lo han agradecido.

La intensidad ha bajado en la segunda mitad. Las ocasiones no. El FC Barcelona ha aprovechado los espacios de una Real que ha asumido más riesgos. Iniesta, Alves y una doble ocasión de Messi y Cesc han podido decidir el partido. También Vela, con un remate al palo, ha podido marcar. Finalmente, un tanto de Griezmann ha puesto el empate definitivo en Anoeta. La eliminatoria estaba vista para sentencia desde el gol de Messi.

De esta manera, Barça y Madrid se reencontrarán en la final de Copa tres años después de la victoria blanca en Mestalla. Hasta entonces quedan 65 días. Comienza la cuenta atrás.

Volver arriba