fcb.portal.reset.password

El FC Barcelona celebra el gol de Messi en Cornellà-El Prat / FOTO: MIGUEL RUIZ-FCB

El FC Barcelona ha sumado en Cornellà-El Prat tres puntos vitales para el desenlace de Liga. Un gol de Messi desde los once metros, cuando el partido encaraba su recta final, ha decidido un encuentro exigente físicamente y psicológicamente, marcado también por la incomodidad que ha supuesto el fuerte viento que ha sobrevolado el estadio blanquiazul durante los 90 minutos.

La historia de este derby podri podria haver sido  muy diferente de haber aprovechado Messi y Neymar las primeras claras ocasiones de las que han dispuesto. Se han escapado y al Barça le ha tocado sudar y sufrir hasta el final, cuando unas manos de Javi López han acabado con Messi dando la victoria a los culés. La expulsión de Kiko Casilla ha permitido a los hombres de Martino vivir unos últimos minutos sin agobios. La Liga sigue dependiendo del Barça.

Se escapa el primero

Los jugadores han necesitado algunos minutos de partido para adaptarse al fuerte viento que soplaba en Cornellà-El Prat. A pesar de esta enorme incomodidad el FC Barcelona ha intentado llevar a cabo su estilo de juego de posesión habitual. No era fàcil. Los locales se aplicaban con mucha intensidad y cortaban el juego con faltas siempre que podían.

Los azulgranas, sin embargo, han encontrado la portería de Casilla en tres claras ocasiones antes del minuto 20. Messi y Neymar han desaprovechado acciones que pudieron suponer el 0-1. El Espanyol, empujado por un público que nunca ha dejado de gritar, ha respondido en menos cantidad de ocasiones pero con el mismo peligro. Pizzi, en este caso, ha rematado siempre desviado y nunca ha exigido a un Pinto que suplía a un Valdés homenajeado por sus compañeros antes del encuentro.

El tramo final del primer tiempo ha estado marcado por las continuas interrupciones en el juego . Mascherano, Alba y Neymar se han quejado de la dureza de los locales, que se han venido arriba con tres córners finales que han acabado en nada. Al descanso, mucho viento y un 0-0 que dejaba todo por decidir.

Con muchas más precauciones que al inicio de partido han saltado al campo los dos equipos en la reanudación. El Barça chocaba una y otra vez con la telaraña defensiva tejida por Javier Aguirre. Las ocasiones del principio habían desaparecido completamente. También para el Espanyol, que centraba todos sus esfuerzos en impedir la fluidez en el juego azulgrana.

A más

A medida que pasaban los minutos el partido ha vuelto a decantarse hacia el lado azulgrana. El paso del tiempo ha perjudicado a un Espanyol bastante más cansado que los hombres del Barça. Así, poco a poco, los culés se han acercado con más frecuencia a la portería de Casilla, que ha visto como un remate de Piqué, tras un córner peinado por Busquets, no ha entrado de milagro. El travesaño ha evitado la diana visitante.

Faltaba puntería hasta que el árbitro ha señalado penalti al ver unas manos de Javi López tras un control de Neymar dentro del área. Messi, como en el Santiago Bernabéu, ha resuelto con una enorme sangre fría desde los once metros.

El 0-1 ha coincidido con la entrada de Iniesta en el campo. El manchego ha sido el arquitecto de la acción que ha terminado de decantar el partido. Una asistencia suya hacia Messi ha forzado la expulsión de Kiko Casilla, que ha detenido una clara ocasión azulgrana con las manos. Con los tres cambios agotados el Espanyol ha tenido que apostar por Javi López como portero improvisado. El triunfo en el derbi era un hecho. Puede ser una victoria de campeonato.

Volver arriba