fcb.portal.reset.password

Cesc lamenta una oportunidad perdida / FOTO: MIGUEL RUIZ-FCB

El FC Barcelona no igualará el mejor inicio de la historia de la Liga. El empate de este sábado en Pamplona ha impedido que el conjunto del Tata Martino arranque la competición con nueve victorias en las nueve primeras jornadas. A pesar de todo, la racha que ahora concluye deja un balance más que positivo: 25 puntos de 27 posibles y el mejor arranque de la historia del Barça.

Sólo la falta de acierto en los metros finales ha frenado a un Barça superior de principio a fin en El Sadar. Sobre todo en la segunda mitad, en la que Neymar Jr y Cesc han podido decantar la balanza a favor de un equipo que ahora afronta la primera semana grande del curso, contra el AC Milan y el Real Madrid.

Poca profundidad

El once que ha presentado el Tata Martino en Pamplona ha presentado algunas caras nuevas. Jugaban de inicio Montoya y un Puyol que hacía siete meses que estaba lesionado, mientras que arrancaban desde el banquillo los recuperados Mascherano y Messi. A pesar de estas pequeñas modificaciones el conjunto azulgrana se ha sentido cómodo desde el principio.

El balón era suyo y triangulaba con facilidad hasta la zona de tres cuartos. Allí, chocaba una y otra vez con un Osasuna que reducía bien espacios e impedía al FC Barcelona disfrutar de la profundidad necesaria para crear ocasiones de peligro. La mejor ocasión culé ha sido para Bartra, que ha rematado demasiado alto un saque de esquina.

Más ocasiones

El FC Barcelona ha mejorado en la segunda mitad. El equipo de Martino ha añadido una marcha más a su juego. Neymar Jr lideraba el ataque con conducciones que finalizaban a menudo en las botas de Montoya, profundísimo en el carril derecho. Sus llegadas, sin embargo, nunca han encontrado rematador. Tampoco Cesc ha tenido el acierto necesario en dos acciones muy claras en las que no ha finalizado del todo bien.

Entra Messi

La entrada de Leo Messi, primero, y de Cristian Tello, después, tampoco ha servido para poder ganar en Pamplona. A pesar de la insistencia ofensiva, el Barça ha visto como Osasuna defendía hasta el final con un orden absoluto.

Volver arriba