fcb.portal.reset.password

César Luis Menotti, en el Camp Nou, en 1983 / FOTO: SPORT

Han tenido que pasar treinta años para que un entrenador argentino vuelva a sentarse en el banquillo del Camp Nou. Tres largas décadas que van desde César Luis Menotti a Gerardo Martino, dos hombres con una trayectoria repleta de coincidencias. El banquillo del FC Barcelona es sólo una.

Nacido en Rosario, como el Tata, Menotti llegó a Can Barça durante el segundo tramo de la temporada 1982/83, una vez cesado su predecesor, Udo Lattek. La situación deportiva era mucho más compleja que la actual. "Si comparamos las dos etapas, hay mucha diferencia a mi favor. Haciendo menos, yo podía hacer más", reconoce el mismo Menotti, consciente que el listón ahora está mucho más alto que cuando él tomó las riendas del primer equipo.Me resulta complicado decir qué puede aportar Martino. ¿Qué se le puede poner a la Gioconda? ¿Bigote?
"La situación del Tata es algo complicada, porque, ¿qué más se puede hacer? Es difícil. Seguramente lo único que puede hacer es sostener la idea", explica. Cuando se expresa Menotti es de lo más gráfico: "Me resulta complicado decir qué puede aportar. ¿Qué se le puede poner a la Gioconda? ¿Bigote? El Barça ha funcionado como una sinfonía durante los últimos años y, aunque algunas adversidades, se ha sostenido al más alto nivel. La idea nunca se ha cuestionado".

Para el ex entrenador el reto de Martino es no hacer ninguna revolución en el sistema de juego. "Creo que ha dicho que tocará más bien poco y que mantendrá la esencia. Hay que recomponer la concentración y no inventar lo que ya ha sido inventado", añade. Defiende la continuidad de un modelo de juego repleto de éxito que ha dado tres Ligas de Campeones en los últimos siete años y hasta dieciséis títulos en las últimas cinco temporadas. También responde a aquellas voces que afirman que el fútbol del Barça se ha vuelto previsible: "Es muy estúpido hablar de un Barça fácil de predecir. Yo ya sé que veré flamenco tradicional cuando voy a ver Paco de Lucía, pero voy igualmente. Siempre hay innovación dentro de lo previsible".Me parece una tontería que se pueda cuestionar la idea del Barça, que acaba de hacer 100 puntos
Para Menotti, el debate de la supuesta previsibilidad del Barça tiene muchas lecturas posibles. Una obligada es echar un vistazo a la plantilla de la que se dispone. "Si tienes a Messi, Xavi o Iniesta, todo jugadores pequeños, y pretendes jugar a otra cosa es que estamos todos locos. Además, se ha fichado a otro jugador pequeño y con talento como es Neymar Jr. Me parece una tontería que se pueda cuestionar la idea del Barça, un equipo que acaba de hacer 100 puntos en la Liga jugando de una determinada manera", asegura.

'Innovación' y 'talento' son dos de las palabras que más usa Menotti durante sus disertaciones. "Siempre digo que los ángeles van revoloteando y que si uno no prepara su cabeza la inspiración no lo visita nunca. Hay que defender la visita del talento y, para ello, hay que estar fresco mentalmente", declara. No es fácil para unos jugadores como los del FC Barcelona que, entre Club y selección, deben afrontar unos 60 partidos por temporada con una exigencia máxima. "La fatiga de un futbolista nunca es muscular. Es mucho más fácil recuperar a un jugador físicamente que mentalmente", detalla.Martino ha prestigiado nuestra profesión y es un chico serio que no tiene vanidades estúpidas
A pesar de haber nacido en Rosario, como el Tata, no se conocen personalmente. Menotti no le elogia desde el amiguismo, sino desde el respeto de quien le ha seguido desde la lejanía: "No soy su amigo y no tengo ninguna relación cotidiana. Hemos hablado alguna vez, como un día cuando le llamé desde Independiente y él estaba en la selección de Paraguay, pero no va más allá de una relación cordial". Con todo, reconoce que le alegró leer la noticia de su fichaje como nuevo entrenador del FC Barcelona. "Él ha prestigiado nuestra profesión y es un chico serio que no tiene vanidades estúpidas", admite. Cree que puede sacar pecho por su trayectoria: "Él ha intentado y había conseguido, dentro de la crisis que sufre el fútbol argentino, trabajar sobre una idea de fútbol, de buen juego, a pesar de saber que le sería muy difícil" .

Comparten un pasado en Newell`s -el de Menotti mucho más breve- y ahora también su paso por Can Barça, en ambos casos su primera experiencia en el Viejo Continente. Sea como sea, el conocido como 'Flaco' prefiere marcar distancias entre una trayectoria y la otra: "La principal diferencia es que antes de venir al Barça ya había ganado dos Mundiales, uno grande y uno juvenil, lo que me había dado la posibilidad de viajar por Europa. Por ejemplo, pude estar un mes en Colonia y aprender muchas cosas que no habría aprendido estando sólo en Argentina". Ahora, Martino juega con la ventaja de vivir en la era de la globalización, donde se pueden seguir los partidos del FC Barcelona desde cualquier rincón del mundo, cosa que antes no pasaba.

También sus plantillas tienen cosas en común. Menotti disponía de Maradona y Schuster. Martino tiene bajo sus órdenes a otro argentino, Messi, y a Neymar Jr, iconos equivalentes a las del Barça de los años ochenta. "Puedo decir que Maradona y Schuster eran felices con nuestra idea y la defendieron a muerte", recuerda. Como ejemplo, cuenta que le tocó "sacar a Maradona en una final de Copa". De los dos cracks actuales, a los cuales no conoce personalmente, apunta que "no parecen futbolistas conflictivos si hay una claridad en la idea".

Volver arriba
_satellite.pageBottom();