fcb.portal.reset.password
Menotti, Olsen y Herrera, los tres entrenadores argentinos de la historia del Barça

Menotti, Olsen y Herrera, los tres entrenadores argentinos de la historia del Barça

Gerardo Martino es el cuarto entrenador de nacionalidad argentina de la historia del Barça. Antes lo fueron Helenio Herrera (1958-60, 1980 y 1980-81), Roque Olsen (1965-67), y César Luis Menotti (1983-84). Herrera, Olsen y Menotti dirigieron al Barça en épocas muy diferentes y su suerte fue desigual, destacando por encima de todo la figura del controvertido Helenio Herrera, conocido por todos por HH.

Herrera, un técnico genial

Nacido en Buenos Aires en 1910, Helenio Herrera era hijo de emigrantes andaluces. Como técnico dirigió al Valladolid, el Atlético de Madrid (al que hizo campeón de Liga las temporadas 1949-50 y 1950-51), el Málaga, el Deportivo y el Sevilla. A finales de la temporada 1957-58 ocupó el banquillo del Barça en sustitución del cesado Domènec Balmanya. Muy pronto los aficionados culés pudieron comprobar quién era ese entrenador tan peculiar que llegaba con el apelativo de "el Mago". Helenio Herrera fue un verdadero precursor en la preparación psicológica de los futbolistas y un maestro en la confrontación dialéctica. Aparte de eso, era un fanático del estudio del equipo rival y se conocía todas y cada una de las características de los once jugadores contrarios.

Con Helenio Herrera en el banquillo, el Barça de Ramallets, Suárez y Kubala vivió el bienio 1958-60 una etapa repleta de títulos, con dos Copas de Ferias (1957-58 y 1959-60), dos Ligas (1958-59 y 1959-60) y una Copa (1958-59). A pesar de todo, la eliminación en las semifinales de la Copa de Europa provocó el cese de HH a finales de la temporada 1959-60. Herrera recaló en el Inter de Milán, donde también conseguiría resonantes éxitos.

En marzo de 1980, cuando ya llevaba cinco años alejado de los banquillos, volvió al Barça para sustituir a Joaquim Rifé. Sólo quedaban doce jornadas para acabar la Liga 1979-80 y la clasificación barcelonista no era buena, por lo que el único objetivo posible era clasificarse para la Copa de la UEFA, hecho que se consiguió.
En noviembre de ese mismo año volvió a ser llamado como solución de emergencia, esta vez como relevo de Ladislao Kubala. Después de todo, el Barça cambió radicalmente de fisonomía y si no ganó finalmente la Liga fue debido al secuestro de Quini, un hecho dramático que cortó de raíz la reacción del equipo azulgrana. De todas formas, ya con el delantero asturiano felizmente liberado, Helenio Herrera se pudo despedir del Barça con la conquista de la Copa del Rey del año 1981.

Olsen llegó en una mala época

El técnico argentino Roque Olsen nació en Sauce de Luna en 1925. Después de dirigir a equipos como el Córdoba, Deportivo de la Coruña y Real Zaragoza. El año1965 fue el elegido para sustituir Vicente Sasot en el banquillo azulgrana. Desafortunadamente, aquellos eran unos tiempos muy difíciles por el Barça, inmerso como estaba en una persistente crisis deportiva. El equipo estaba en proceso de transición, con nuevos fichajes como Gallego, Torres o Muller y jóvenes valores emergentes como Rexach y Pujol con los que Olsen, un hombre de carácter duro, no confiaba mucho. Curiosamente, fueron los tres goles de Lluís Pujol en la Romareda los que dieron al Barça de Olsen su único título, la Copa de Ferias 1965/66 ganada al Zaragoza. En la siguiente temporada no se ganó ningún título y Olsen fue destituido.

Menotti, un entrenador grande sin suerte en el Barça

Nacido en Rosario en 1938, el "Flaco" César Luis Menotti era un técnico de mucho prestigio y palabra fácil, muy cotizado desde la conquista con la selección argentina del Mundial 78. Cuando llegó al Barça, en marzo de 1983, tuvo que sustituir Udo Lattek, cesado por los malos resultados del equipo, que había sufrido el grave hándicap de la larga baja por hepatitis de su astro mundial Diego Armando Maradona. El debut de Menotti coincidió con la vuelta de Maradona y la eliminación de la Recopa, pero la temporada se acabó con buena nota gracias a las conquistas de la Copa del Rey y la Copa de la Liga, ambas ante el Real Madrid.

La siguiente campaña fue bastante movida y el Barça estuvo a punto de ganar la Liga (quedó a sólo un punto del campeón, el Athletic Club), pero las graves lesiones de Maradona y Schuster fueron circunstancias adversas imposibles de superar. La Copa se perdió en la final ante el Athletic Club en un partido que terminó con graves incidentes. Después de todo, el único título de la temporada 1983/84 fue el de la Supercopa de España. Menotti volvió a su país al terminar la temporada, pero a pesar de las derrotas deportivas dejó un buen recuerdo en Barcelona, ya que impresionó a todos con sus conocimientos futbolísticos y dio la alternativa a jóvenes valores como Rojo y Calderé.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();