fcb.portal.reset.password

Gerardo Martino, en la rueda prensa previa al Clásico. FOTO: MIGUEL RUIZ-FCB.

En la comparecencia previa a su primer Barça-Madrid, Gerardo Martino aseguró que el Clásico le genera "una gran expectativa e ilusión para intentar hacer las cosas bien y ganar el partido". Según él, "para tener alguna opción de ganar, el Barça debe jugar bien". También ha dejado muy claro lo que no deben hacer sus hombres: "Evitar las pérdidas en la elaboración". Tiene en el punto de mira evitar los letales contragolpes madridistas.Hay que darle finalización a las jugadas y, en caso de pérdida, tener un retroceso adecuado
Continuaba así: "Hay que darle finalización a las jugadas y, en caso de pérdida, tener un retroceso adecuado". Y es que Martino es muy consciente de la calidad y el peligro de los atacantes, pero igualmente espera un Barça atrevido: "Si hay espacios con delanteros como Bale, Cristiano Ronaldo o Di María los riesgos crecen. Pero no podemos dejar de ser el Barça".

No ve retrocesos en el juego

El conjunto azulgrana acudirá al Clásico como líder y en buena línea. Los dos últimos empates, en Pamplona y en Milán, no han hecho variar la opinión del entrenador: "Entiendo que estamos bien, no hemos ganado los dos últimos partidos, pero creo que no hemos retrocedido nuestro nivel de juego. Hemos tenido opción de ganarlos. Tenemos la expectativa de jugar de la misma manera pero siendo más expeditivos en las posibilidades de gol". Al mismo tiempo, Gerardo Martino ha confesado que tiene "el equipo decidido desde antes del Milan" y que Gerard Piqué, que era duda, "está concentrado y tiene opciones de jugar”.El Clásico tiene más trascendencia desde el punto de vista anímico que desde el de los números
Por otra parte, el técnico barcelonista, poco amigo de los "favoritismos", ha esquivado cualquier polémica generada en Clásicos anteriores: "Lo único que me interesa es que el Barça juegue un buen partido de fútbol. Me gusta centrarme en el aspecto puramente futbolístico". Y sabe que el duelo tiene un alto valor moral. "Tiene más trascendencia desde el punto de vista anímico que desde el de los números, ya que a los dos nos deja margen para reponernos", puntualizaba Martino.

Volver arriba