fcb.portal.reset.password

Gol d'Alves a Manchester. FOTO: MIGUEL RUIZ-FCB.

El Barça ha puesto un pie en los cuartos de final de la Liga de Campeones al vencer en el imponente Etihad Stadium por 0-2. Un penalti polémico que ha supuesto la expulsión clara de Demichelis, en el minuto 53, ha cerrado un partido entre dos equipos prudentes y poco profundos, y ha abierto otro nuevo con el Barça, serio y dominador, por delante del marcador. El Manchester City ha estado a punto de salir bastante bien parado, incluso Valdés ha tenido que intervenir decisivamente, pero a última hora ha aparecido Alves para ofrecer un botín impagable.

Ha sorprendido el Manchester City con una salida exageradamente tímida. Cedía por completo el balón al Barça, concentrado. Con Iniesta de extremo izquierdo y Messi de falso nueve, se acumulaban los hombres en la medular. Había atasco en dirección a la portería. Los locales también contribuían a ello con una defensa bastante adelantada. Después de los 15 minutos iniciales de dominio absoluto culé, los 'sky blues' se quitarían el sueño de encima.

La varita mágica de Silva ha reavivado al City, que ha tenido dos de claras en una internada de Negredo (min 19) y una falta lateral parada por Valdés en dos tiempos (min 24). La verticalidad de los de Pellegrini era descomunal. Nada nuevo.

Superados diez minutos de desajustes, el Barça ha vuelto a hacerse con el balón y amenazaría, por fin, los dominios del portero Hart. El partido se ha endurecido y roto por ratos, con tarjetas y penaltis reclamados por banda. Buscaban los visitantes las diagonales de Alexis para ensanchar el campo. Los locales, por su parte, potenciaban su temible juego aéreo a través de centros desde los laterales hacia el cazador Negredo. El duelo se había trasladado al terreno más táctico.

Penalti y expulsión

El partido, y quizás la eliminatoria, viviría su momento clave en el minuto 53. Entre Busquets y Alba han robado el esférico a Navas, se lo llevó Iniesta y ha asistido a Messi. Éste se escapaba como un cohete hacia portería, pero Demichelis le ha cazado por detrás cuando entraba en el área. Penalti y expulsión. Y Messi no perdonó el 0-1. Acto seguido, el City ha quedado muy tocado y su entrenador se ha visto obligado a rectificar el dibujo con dos cambios.

Consciente del tesoro que había encontrado, el Barça prefería dormir el partido con largas posesiones, que los locales trataban de impedir a bases de orgullo. Pero no era suficiente. El equipo acababa creando espacios y ha dispuesto de dos enormes ocasiones en las botas de Xavi y de Alves. Pese a este par de aproximaciones, el Barça parecía conformarse con el valioso 0-1 y el City llegaba a las postrimerías con vida.

Tanto, que Valdés ha salvado el empate de Silva con un paradón sensacional (min 76) y en los últimos minutos ha habido más sensación de peligro en el área del Barça que en la del City. Dani Alves clavaría la puntilla al rival en el minuto 90. Tras una pared con Neymar batía a Hart por debajo de las piernas y dejaba los cuartos muy cerca. En tres semanas, el Camp Nou dictará la sentencia de la súper eliminatoria.

Volver arriba