fcb.portal.reset.password

 

El Barça ha debutado en la pretemporada 2013/14 con una derrota en el campo de Bayern de Múnich. Un duelo de máxima exigencia superado con nota. Eso sí, servirá para extraer pocas conclusiones y bastantes curiosidades, como el reencuentro con Pep Guardiola y Thiago o el estreno de la camiseta de la 'senyera'. Los bávaros llegaban a la cita mucho más rodados y con mucho más efectivos que unos catalanes que han afrontado la segunda parte con jugadores del filial. De todos modos, en todo momento el Barça ha estado a la altura de las circunstancias, nada sencillas.

Se adelanta Lahm

Salía el técnico Jordi Roura con los diez jugadores de campo disponibles del primer equipo y Pinto, mientras que el Bayern aparecía con todo, con un once que podría ser de gala. Aunque el primer disparo, a los 32 segundos, ha sido de Messi, la salida de los alemanes ha sido imponente. Al principio Pinto ha tenido que multiplicarse ante Kroos y Alaba y Adriano ha salvado bajo palos el remate de Robben a bocajarro tras una excepcional jugada de Ribery. Presionaba muy arriba el Bayern de Pep y el Barça sufría para sacar el esférico desde atrás. Y también en el juego aéreo. Ha sido precisamente de cabeza como se han adelantado los bávaros por medio de Lahm (min 14).

Resistencia

A continuación, Sergi Roberto se fabricaba una grandiosa oportunidad fruto de una pared con Montoya, pero su toque final, muy forzado, se ha perdido demasiado cruzado. Sin embargo, el dominio seguía siendo del Bayern, que lograba alejar a Messi del área. Los locales se imponían en el centro del campo, aunque les faltaba contundencia en los metros finales, donde no tenían un '9' de referencia. El Barça, resistente y orgulloso, crecería bordeando el descanso y tendría cerca el empate con un lanzamiento de Tello desde la frontal (min 38) y una cesión arriesgada de Rafinha al portero Neuer que ha acabado en el palo (min 43). Así finalizaba un primer tiempo entretenido.

Decae el ritmo y gol tardío

El equipo cambiaría de cara por completo en el descanso. Los once del primer equipo dejarían paso a Oier y a diez del filial. Se enfrentaban a todo un campeón de Europa, que realizaría tres sustituciones también. Y aguantarían. El ritmo de juego ha disminuido. El Bayern relevaba a sus hombres progresivamente y ha buscado el segundo con un disparo de Manzukic respondido con eficacia por Oier. Continuaba la posesión alemana (53% vs 47%), ahora menos vertical.

La sentencia llegó en el minuto 87, cuando Mandzukic remató a placer el pase de la muerte de Contento. La Uli Hoeness Cup se quedaba en casa, a pesar del buen papel de un Barça condicionado por las ausencias.

Volver arriba