fcb.portal.reset.password

El equipo celebra el gol de Sergio Busquets marcado a la Real Sociedad / FOTO: MIGUEL RUIZ - FCB

La Copa del Rey es esto. El Camp Nou ha vivido este miércoles un partido que ha tenido de todo, desde palos y tarjetas rojas hasta jugadas convertidas en absolutos despropósitos , como el gol en propia que ha supuesto el 2-0 definitivo para el FC Barcelona y que deja eliminatoria de semifinales muy encarada.

Gerardo Martino ha planteado el encuentro como una reivindicación para los jugadores que cayeron el sábado. Sólo Valdés -que ha dejado su lugar a Pinto- dejaba la titularidad. Los otros diez hombres han demostrado que el 2-3 contra el Valencia fue un accidente y que el equipo sigue con los cinco sentidos puestos. El 2-0, un resultado corto para las ocasiones vividas, es el mejor ejemplo. Toda una declaración de intenciones.

El 1-0 se resiste

El partido, con una primera ocasión para Griezmann, ha comenzado con susto. Su tiro potente lo ha rechazado un bien colocado Pinto, que ha vivido con tranquilidad los 35 minutos posteriores. Ha sido el tiempo en el que el FC Barcelona ha podido aislar a Vela y Griezmann, las amenazas de una Real Sociedad que se ha plantado en el Camp Nou sin un '9' puro y con un equipo batallador, con tres centrales, pensado exclusivamente para cortar el juego de posesión culé.

El marcador ha dado la razón al planteamiento de Arrasate durante buena parte del encuentro. Pero no por el juego. El FC Barcelona ha generado peligro cuando Alba y Alves se han incorporado al ataque, pero tanto Zubikarai como la falta de puntería culé en los metros finales han impedido la diana local. El 1-0 se resistía. También Messi, quien ha ejecutado una falta a la misma escuadra, parecía maldito.

De Pinto a Busquets

En un santiamén el partido ha podido cambiar completamente. Un rechace en forma de pelotazo largo de los vascos se ha convertido en un contragolpe que Vela ha estado a punto de transformar en el 0-1. Sólo la incomodidad creada por Mascherano y la pierna de Pinto han salvado a los azulgranas, que han respondido antes del descanso, ahora sí, haciendo el gol que abría el marcador.

La diana local ha nacido en un saque de esquina que, tras una serie de remates y rebotes, ha acabado en los pies de Busquets, quien ha firmado una diana idéntica a la de la semifinal de Champions contra el Chelsea del 2012. Antes de sacar de mediocampo la Real Sociedad se ha quedado con diez por la expulsión de Íñigo Martínez, quien se ha quejado de la acción previa de Mascherano con Vela.

Un 2-0 surrealista

Los vascos han arrancado la segunda mitad sin dos de sus tres centrales titulares sobre el césped. Y es que, aparte del jugador expulsado, antes ya se había tenido que retirar lesionado Mikel González. Con un hombre más, el FC Barcelona se ha aproximado al área de los de Arrasate con aún más insistencia. Y esta vez el premio del gol no se ha hecho esperar tanto como en la primera mitad.

Cesc ha servido una asistencia genial hacia la diagonal de Alexis que, tras estrellar el balón al palo, ha visto como Elustondo rechazaba contra el cuerpo del portero Zubikarai, quien se ha hecho un autogol esperpéntico. La suerte, hasta ese momento negada a los azulgranas, ha compensado a los culés en una acción totalmente cómica. Al menos se hacía justicia para un Barça muy superior.

La diferencia de dos goles habría podido crecer en el tramo final de partido. Pedro, Messi y varios disparos lejanos de Iniesta, quien se había incorporado al encuentro en el lugar de Alexis, han rozado el tercero. La dosis de fortuna de cara a puerta, sin embargo, había quedado agotada.

Ahora, el equipo deberá rematar el trabajo el próximo miércoles, en Anoeta. Espera toda una final de Copa.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();