fcb.portal.reset.password
Golejada al Rayo.

Foto: Golejada al Rayo. FOTO: MIGUEL RUIZ-FCB.

Las sensaciones son difícilmente mejorables a tres días de afrontar seguramente el reto más exigente de lo que va de temporada. Antes de la visita europea al City, el Barça ha completado un enorme partido ante un Rayo que le ha intentado tratar de tú. El juego de unos y otros ha favorecido al espectáculo y ha relanzado el talento de los azulgrana. Hombres como Messi o Iniesta brillarían con una lucidez inigualable y los culés han reafirmado el liderato con una goleada gestada en la primera mitad y materializada en la segunda.

Porque el partido ha quedado decantado desde el primer minuto, cuando el Rayo prácticamente no había probado el esférico. Un disparo característico y ajustado de Adriano desde el vértice del área ha colocado el 1-0. Se hacía de evidente, ya de entrada, la diferencia técnica de los dos equipos. En cuanto a los planteamientos de ambos, la cosa era más pareja. Ambos querían sacar el balón controlado desde detrás y plantaban la presión muy adelantada cuando no lo tenían.

El Barça se mostraba muy intenso -logrando en esta ocasión cotas elevadas de posesión- , muy fino y con poca suerte. Y es que una acción individual de Messi (min 13) y otra de colectiva culminada por Pedro (min 17) se merecían el gol, pero se han topado con el palo. El juego del Barça era melódico, bajo la batuta de un excelso Iniesta y de un Messi hambriento. Un meritorio Rayo le plantaba cara y ha llegado a provocar una doble intervención crucial de Valdés (min 26).

Otra maravilla de Messi

Pagaría caros los riesgos asumidos. En el minuto 36, Cesc ha cortado en zona de creación, ha asistido hacia Messi, que se ha plantado ante Rubén y detendría el mundo con un toque sutil por encima del portero. Un gol de bandera que, además, le servía para empatar a Di Stéfano como el cuarto máximo goleador de la historia de la Liga. Muy desmoralizante para el rival, que incluso ha realizado un cambio a continuación.

Ahora bien, su atrevimiento no mermaría y el Barça encontraba muchos espacios en ataque. En el minuto 52, Messi ha dejado solo a Alexis y éste no ha perdonado ante Rubén. A continuación, el equipo elaboraría una jugada extraordinaria con una pared definitiva entre Cesc e Iniesta (de tacón), culminada sin oposición por Pedro. El Barça, pletórico de confianza, era una apisonadora. Un placer para los sentidos. Disfrutaban los 75.000 espectadores del Camp Nou, con ola incluida y cánticos de felicidad.

La alegría sería completa con la reaparición de Neymar un mes después (min 61). Los de Martino seguirían empujando, originando oportunidades de todo tipo. Un generoso Cesc ha asistido a Messi en el 5-0 (min 67). Ahora el '10' igualaba a Raúl como el tercer máximo goleador histórico de la Liga. Era un festival local, aunque el Barça sacaría ligeramente el pie del acelerador e incluso se ha permitido reservar a Messi en el último cuarto de hora.

A partir de entonces, Neymar se ha situado de falso '9' y cerraría la goleada con otra diana preciosa que entraría por la escuadra. Una noche redonda. Deja la impresión de que el Barça viajará a Manchester con un nivel óptimo.

Volver arriba