fcb.portal.reset.password

Messi i Neymar, contra la Reial Societat / FOTO: GERMÁN PARGA - FCB

El Barça de Tata Martino ha igualado el mejor inicio de la historia del Club en la Liga con un genial 4-1 contra la Real Sociedad el día de la Mercè. La sexta victoria azulgrana en el campeonato vino acompañada por un fútbol excelso. En 22 minutos la ha cerrado con goles de Neymar, Messi y Busquets. De todos modos, el encuentro del líder ha sido muy completo. Dominador y reconocible en todo momento, ni un gol donostiarra le ha hecho tambalearse.

Ahora bien, el partidazo, el recital del Barça ha tenido un preludio sorprendente y que lo podría haber cambiado todo. En el primer minuto, Seferovic ha enviado el balón a la cruceta. Ha sido una acción desgraciada por parte del Barça, ya que Mascherano -que terminaría sustituido a la media hora- se encontraba tendido en el suelo por un pisotón involuntario de Busquets. El esférico no ha entrado y los locales se apoderarían de él, rubricando una primera parte de fantasía. Compacto y preciso, el Barça ahogaba la Real con una intensa presión. La embotelló en su terreno y las ocasiones se han sucedido.

Espectáculo coral

Sobresalían un Neymar desequilibrante por la izquierda y un Iniesta pletórico, en un centro del campo agresivo, dominador y clarividente con Xavi y Busquets. Pronto el brasileño se ha apuntado el primero aprovechando la indecisión del portero Bravo y su compañero Cadamuro (min 4). Poco después, el propio Neymar se deshacía con elegancia de dos defensas realistas por la izquierda y centraba a la cabeza de Messi para que firmara el segundo (min 9). El Barça era una máquina ofensiva, imprimía un ritmo de juego trepidante. La Real Sociedad, en cambio, sufría mucho. Además, en el minuto 22 ha perdido a su capitán Xabi Prieto por lesión. Le ha relevado Aguirretxe , en un cambio ambicioso .

A continuación, Busquets marcaba el 3-0 con un lanzamiento colocado con la izquierda desde fuera del área, precedido por un travesaño de Messi. El Barça funcionaba a la perfección a nivel colectivo. Tanto era así que el Camp Nou ha celebrado casi como un gol una ocasión cocinada a fuego lento, llena de detalles técnicos, finalmente neutralizada por la retaguardia rival. El equipo desprendía unas sensaciones muy dulces. Los aficionados tampoco se olvidaban de Víctor Valdés , coreado repetidamente . Decisivo en citas recientes, en esta oportunidad el portero ha vivido una tarde bastante tranquila, con intervenciones puntuales. El Barça no aflojaba. Se seguía jugando únicamente en terreno vasco. En la reanudación, Messi y Neymar seguían insistiendo.

Reacción madura

La Real, invitado de piedra del aniversario del Camp Nou hasta entonces, ha podido reducir distancias en el minuto 63 por medio de De la Bella . Sin duda, una prueba de fuego a la fortaleza mental del Barça. Los hombres de Tata Martino han gestionado el 3-1 con pausa y sin arriesgar más de lo necesario. Habían bajado las revoluciones, eso sí. Y es que el cansancio empezaba a pesar. Los visitantes, por su parte, se han reforzado de moral y se estiraban al contragolpe para entrar en el partido de lleno. Griezman los dirigía. Sin embargo, la iniciativa era culé.

Cualquier rastro de incertidumbre se ha desvanecido en el minuto 75, cuando Bartra, como si de un delantero centro se tratara, ha ' matado ' el centro de Messi, convirtiéndolo en el 4-1. A partir de ahí, con el trabajo muy bien encarrilado, Martino ha ofrecido descanso a Neymar y al propio Messi. El único superviviente del ataque titular, Alexis, cerraría el partido con un remate de cabeza que merecía el gol, pero que ha topado con el palo.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();