fcb.portal.reset.password

Los jugadores del Barça se abrazan tras el gol de Puyol. FOTO: MIGUEL RUIZ - FCB

No por habitual pasa a ser fácil y menos meritorio. Conseguir la séptima semifinal de Copa del Rey en ocho años es un hito que está al alcance de muy poco equipos y los del Tata Martino han sellado el pase a la penúltima ronda de la competición con una goleada por 5-1 contra un Levante que se ha adelantado en el marcador. El fuerte aguacero que ha caído sobre Barcelona no ha sido obstáculo para Adriano, Puyol, Alexis (2) y Fàbregas vieran portería y completaran unos cuartos de final sensacionales.

Pequeño susto

El aguacero que ha caído sobre el césped del Estadio durante los noventa minutos ha hecho variar un poco, el planteamiento de siempre del Barça. El hecho de que la pelota fuera más rápido de lo habitual ha hecho que los once azulgranas necesitaran un pequeño tiempo de adaptación al partido, al frío y al agua que se ha traducido con el primer gol del Levante, que ha sido un pelo rocambolesco. Vyntra, en el minuto 8, remató de cabeza y la pelota fue a parar sobre la pierna de Sergi Roberto, que sin participar directamente en la jugada, ha confundido a Pinto y ha convertido el 0-1 a favor de un Levante que no ha cambiado su forma de jugar.

Al Barça le ha costado, sólo ha habido aproximaciones de Montoya desde el lateral, buen toque de pelota de un Iniesta que volvía al equipo después de quince días y no ha sido hasta el minuto 27 que Adriano ha empatado. El lateral brasileño, con un fuerte disparo desde la frontal, ha superado a Jiménez y ha calmado los ánimos.

Eterno capitán

Con los catalanes jugando como es habitual a pesar de la climatología, el segundo gol se olía y ha llegado a las postrimerías de la primera parte. Puyol, que detrás había estado impecable, se ha encontrado libre de marca en un córner a favor y ha hecho el 2-1. Un gol necesario para el capitán, que ha demostrado que la capacidad de salto no se ha ido. Con ventaja en el marcador ambos equipos se han ido al descanso.

Regalo granota

En la reanudación, nada más comenzar, el Barça ha hecho dos goles en dos minutos. El 3-1 y el 4-1. Ambos, de Alexis, estando donde debía estar. El primero, aprovechando un mal despeje de Jiménez a disparo de Montoya. El segundo de su cuenta particular, tras una acción digna de máquina recreativa. Disparo de Adriano que desvía un defensa visitante, que acaba tocando el portero, luego el palo y, apareciendo de la nada, Alexis acaba convirtiendo en gol. Una locura.

La lluvia menos intensa pero presente, también ha permitido ver un gol de Cesc. El de Arenys, en el 68', rompió varias líneas y ha hecho el 5-1 con un disparo fuerte y seco que ha pasado por debajo de las piernas de un defensor del Levante y ha superado un Javi Jiménez que recordará la eliminatoria contra el Barça.

Dominio absoluto

En el tramo final de partido, y con Afellay sobre el césped para seguir cogiendo ritmo de competición, el guión del partido ha sido el mismo. El Levante, impotente, apenas pasaba del medio campo y los de Martino, con muchas ganas, querían más y Afellay lo ha probado con un buen disparo con la derecha. El 5-1 final, por un global de 9-2, permite que los azulgranas acceden a las semifinales de la Copa del Rey por séptima vez en los últimos ocho años, un hito histórico.

Volver arriba