fcb.portal.reset.password

Imágen de un partido entre Barça y Madrid en el campo de la calle Industria / FOTO: ARCHIVO FCB

Ha llovido mucho desde entonces. El 1 de noviembre de 1913, hace cien años, se disputó el tercer Barça-Madrid de la historia del fútbol español. El motivo, homenajear a los jugadores azulgranas que en la temporada 1912/13 habían conseguido el triplete: Campeonato de Catalunya, Campeonato de España y Copa de los Pirineos. El encuentro, aunque desprovisto de la gran rivalidad que iría adquiriendo con el paso del tiempo, fue mucho más disputado de lo que a la postre indicó el nítido marcador final.

Inicio de temporada y homenaje a los campeones

Pese a que la fecha no era precisamente madrugadora, el partido sirvió para empezar la temporada oficial 1913/14 y al mismo tiempo para entregar las medallas de campeones de España y de la Copa de los Pirineos a los jugadores barcelonistas que tan brillantemente habían alcanzado estos galardones la campaña anterior: Reñé, A. Massana, Irízar, Bori, Castejón, Alcántara, Peris, Berrondo, Apolinario, Tarré, Castells, Forns, Oller y Berdié. Asimismo, Joan Gamper, siguiendo su tradición, les obsequió con sendos casquillos de campeones.

Mucha expectación

El partido despertó una gran expectación y el campo de la calle Industria presentó un aspecto inmejorable. No en vano, el Madrid FC (no obtendría el título de "Real" hasta el año 1920) se presentaba con las credenciales de ganador del Campeonato del Centro 1912/13 y presentaba un once lleno de figuras donde destacaban Rozitsky, Machimbarrena y Wycherstaff. A modo de anécdota, en la defensa estaba Marcelo Bernabéu, hermano de Santiago, el que sería delantero madridista y posteriormente presidente de la sociedad blanca durante tantos años.

Por su parte, el Barça, que aún vivía en la nube de la euforia de la triunfante temporada anterior, basaba la excelencia de su juego en cracks como los hermanos Wallace, Enric Peris y un jovencísimo delantero filipino llamado Paulino Alcántara. Además, las estadísticas jugaban a favor de los locales, que en los dos primeros enfrentamientos ya se habían impuesto a los blancos (1-3 en Madrid en 1902 y 5-2 en Barcelona cuatro años después).

Eficacia goleadora barcelonista

Eran los tiempos en que se jugaba con dos defensas, tres centrocampistas y cinco delanteros. Dado el carácter amistoso del partido y dispuestos a ofrecer un buen espectáculo, ambos conjuntos salieron abiertamente al ataque, por lo que las idas y venidas se sucedían en las dos porterías. La diferencia residió en que los desacertados delanteros madridistas se toparon con un Reñé inconmensurable, mientras que el ataque barcelonista fue demoledor. En la primera parte Carlier hizo dos goles y tras el descanso el festival azulgrana se redondeó con las dianas de Alcántara, Percival Wallace, Greenwell (de penalti), Carlier, y de nuevo Percival Wallace. El resultado habría podido ser más amplio, pero Alcántara falló un penalti.

Nueva victoria del Barça en el segundo partido

Al día siguiente se jugó un segundo partido Barça-Madrid en el mismo escenario. No se sabe si empujado por un deseo inconsciente de equilibrar las fuerzas (visto el resultado del día anterior) el equipo local levantó el pie del acelerador y ganó por un escaso 1-0, con gol de Alcántara. Nuevamente los delanteros visitantes chocaron con la muralla de Reñé, que abortó todas y cada una de las ocasiones blancas. Y por la estadística quedó que después de aquel resultado, el Barça ya llevaba un pleno de cuatro victorias en cuatro partidos ante el Madrid.

LA FICHA DEL PARTIDO

1 de noviembre de 1913. Campo de la calle Industria. Barcelona. Amistoso.

FCB-MADRID 7-0

FC Barcelona: Reñé, Brussendorf, Charles Wallace, Pomés, Peris, Greenwell, Allack, Percival Wallace, Carlier, Alcántara, Morales.

Madrid FC: Cárcer, Bourbon, Marcel Bernabéu, Rozitsky, Machimbarrena, Baonza, Rey, Prast, Wycherstaff, Eguinoa, López.

Árbitro: Hodge.

Goles: Carlier (3), Alcántara, Percival Wallace (2), Greenwell.

Volver arriba