fcb.portal.reset.password

El gol d'Alexis a Balaídos. FOTO: MIGUEL RUIZ-FCB.

31 de 33. El Barça sigue intratable en la Liga y esta vez se ha deshecho de un Celta valiente en Balaídos. Sin hombres como Piqué, Xavi, Iniesta o Neymar, el partido ha tenido un ritmo vertiginoso en una primera parte en la que Alexis no ha fallado su cita con el gol. Se rompería en la reanudación, por medio de las llegadas letales de Cesc. Lo dejaría en 0-3, un castigo severo al fútbol alegre del Celta de Luis Enrique y otros viejos conocidos como Fontàs, Rafinha o Nolito.

Alexis sigue en racha

Tras la victoria del Clásico, Tata Martino partía con rotaciones en el once. La más significativa, la presencia de Alex Song como interior, por delante de Busquets. El Celta, por su parte, formaba con la defensa adelantada y con ganas de dar su opinión. Era ambicioso. El Barça le castigaría en la primera ocasión, en el minuto 8: Cesc recuperaba el balón y Pedro le dejaba solo ante Yoel. El portero ha salvado el disparo del '4', pero no ha podido hacer nada con el de un Alexis en estado de gracia.

Verticalidad

Poco después, el propio Alexis descolgó un balón con la cabeza en el segundo palo y Yoel lo paró con el pie. El partido se jugaba de área a área. Así, en el minuto 27, Messi ha estado a punto de marcar el 0-2 en una gran acción individual y, a continuación, Rafinha enseñó su izquierda con dos disparos peligrosos, uno demasiado cruzado y el otro salvado por Valdés. El portero del Barça ha vuelto a rendir a un gran nivel. Por el camino se ha quedado Adriano, sustituido a la media hora por Montoya.

Messi, muy activo en todo momento, buscaba el gol con insistencia. Los dos equipos practicaban un juego muy vertical. De esta manera, el Barça no imponía su control habitual y no podía hacer notar tanto su superioridad técnica.

Cesc, clave

Aunque no era su versión más brillante, el líder enseñaba de nuevo su generosidad en el esfuerzo y, sobre todo, su eficacia. En la reanudación, antes de que el Celta pudiese levantarse, el Barça le soltó dos bofetadas definitivas de la mano de Cesc Fàbregas. Primero en un lanzamiento que ha topado en el travesaño y en la espalda de Yoel antes de entrar. A continuación, el propio '4' culminaba una rápida transición liderada por Messi.

Competitividad máxima

En seis minutos (del 48 al 54), el conjunto azulgrana había cerrado un encuentro que había parecido muy abierto en el primer tiempo. De todos modos, los gallegos no se arrugaron y mantendrían sus planteamientos. Nolito ha disparado una falta al larguero y Pedro ha respondido con un balón que se ha perdido rascando el poste. La entrada de Iniesta, en el undécimo aniversario de su debut, ha dado un punto de pausa al partido. Era necesario para el Barça. A pesar de ello, Messi se resistía a marcharse sin marcar, pero Yoel se lo ha impedido repetidamente. Hasta el descuento lo ha intentado el ‘10’, una muestra de su espíritu competitivo y del equipo, líder implacable.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();