fcb.portal.reset.password

Els jugadors del Barça ha compartit una estona amb els nens i nenes de Palestina / FOTO: MIGUEL RUIZ - FCB

El estadio de Dura ha sido el escenario, en este 'Peace Tour', de la primera toma de contacto de los jugadores del Barça con el balón. Con la presencia completa de todos los jugadores y los miembros del staff técnico, los aficionados que llenaban el estadio de esta localidad, cercana a Hebrón, han disfrutado de cerca de las estrellas que habitualmente ven por la televisión. De pie y con la misma pasión que han demostrado en Belén, los aficionados palestinos han seguido con atención todos los ejercicios de los jugadores.

Como si fuera un partido oficial

Como si se tratara de un partido en el Camp Nou, todos los jugadores han saltado al terreno de juego con la primera equipación y con el 'Cant del Barça' sonando en los altavoces. El equipo se ha sentido como en casa, con letreros que les daban la bienvenida en catalán. Uno por uno han saltado al césped artificial del estadio, mientras el speaker los presentaba a todos por su nombre.

También el palco presentaba el aspecto habitual de cualquier partido oficial. El presidente Sandro Rosell, acompañado de los vicepresidentes Josep Maria Bartomeu, Javier Faus y Jordi Cardoner, estaba en primera fila junto a Jibril Rjoub, máxima autoridad del fútbol en Palestina.

Durante la primera media hora, los hombres de Tata Martino han hecho diferentes ejercicios con 40 chicos y chicas de la academia de fútbol de Palestina. Los jóvenes futbolistas, de entre 8 y 12 años, han recibido las instrucciones de primera mano de unos futbolistas que por un día han hecho también de entrenadores. Tras el contacto con los jóvenes palestinos, el equipo ha hecho una suave sesión de trabajo. Antes, sin embargo, han hecho una breve vuelta de honor para saludar a todos los aficionados de este peculiar estadio, que sólo tenía gradas en la tribuna y en un fondo.

El público enloquecía con la presencia de sus ídolos, especialmente con Leo Messi. Los flashes de las cámaras de fotos y de los teléfonos móviles iluminaban el equipo desde las gradas. A pie de césped, más de 200 periodistas seguían curiosos una jornada que ha tenido como conclusión la actuación de Muhammad Assaf, un joven palestino que ganó el concurso televisivo 'Arab Idol' y que es un icono entre la juventud del país.

Volver arriba