fcb.portal.reset.password
Diego Costa i Mascherano.

Diego Costa y Mascherano. FOTO: MIGUEL RUIZ-FCB.

El choque de trenes colíderes del Vicente Calderón ha sido tan generoso en esfuerzo por parte de los dos equipos como escaso en goles en las contadas oportunidades nítidas generadas. El Barça, serio y concentrado en todo momento, ha intentado ser fiel a su estilo dominador y el Atlético también ha mostrado sus credenciales, con el contragolpe y las acciones de estrategia como puñales. Al final, combate nulo y honor para el Barça, campeón de invierno.

Tata Martino ha optado por la tripleta atacante formada por Pedro, Cesc y Alexis. Había tenido éxito últimamente y parecía la mejor arma para contrarrestar la intensidad rojiblanca. De esta manera, Messi y Neymar se quedaban en el banquillo esperando su turno, que llegaría en la segunda mitad.

De entrada, el Atlético ha salido con fuerza. Gracias un gasto físico mayúsculo, los balones divididos eran suyos. El Barça buscaba hacerse con el control de la situación, no sin dificultades. Sobrio atrás, le faltaba lucidez y dinamismo delante. En el minuto 4 ha vivido un gran susto en una acción genial de Arda Turan por la derecha que terminó con suspense a córner. Por este lado vendría principalmente el peligro.

Resistir los 15 minutos iniciales de terremoto colchonero ha sido una victoria moral para los culés. Poco a poco crecería la posesión del Barça y retrocedería el Atlético de Madrid. Y se empezaría a impacientar el Calderón. Faltaban, sin embargo, las ocasiones. En el minuto 25, sólo Pedro lo había intentado.

Los de Simeone, como era de prever, exhibían su verticalidad a la mínima que podían. Y también su potencial aéreo. A punto estuvieron de adelantarse a la salida de un córner que no consiguió culminar Diego Costa, bordeando la media hora de partido.

A continuación, la réplica del Barça -que ganaba progresivamente en profundidad- con un cabezazo alto de Pedro y un disparo lejano de Piqué rechazado con dificultades por Courtois. Cada vez más cómodo se encontraba, a pesar de la agresividad del adversario. Comandado por Iniesta, ya pisaba área con frecuencia.

La falta de oportunidades claras de unos y otros les ha llevado a la segunda parte con el marcador por estrenar. No era una mala noticia para los de Martino, sabedores de que tenían a dos ases en la manga o, en este caso, en el banquillo. Uno, Leo Messi, ha aparecido ya en la reanudación sustituyendo a un Iniesta 'tocado' por un golpe en la rodilla.

Con el mejor futbolista del mundo sobre el césped empezaba otro partido, pero los primeros minutos del Atlético han vuelto a ser amenazadores y frenéticos. Había cambiado la estrategia: ahora iba a buscar al Barça arriba en lugar de esperarlo casi en la propia área. Estos eran los mejores instantes de los locales, que habían conseguido llevar el encuentro a su terreno. Sin Iniesta, habían perdido el control los azulgrana.

Para dar la vuelta a la tortilla, Martino ha introducido a Neymar en el minuto 66. Y, con toda la artillería sobre el césped, el juego ofensivo se alternó. El ritmo era vertiginoso, el partido estaba roto y con Diego Costa en todas las trifulcas.

Con este panorama, se llegaba al último cuarto de hora con un Atlético crecido. Tan volcado estaba que ha concedido una gran opción a Messi neutralizada por un enorme Courtois (min 80). Con el cambio de Sergi Roberto por Pedro, Martino ha fortalecido el centro del campo y dejó la dupla formada por Messi y Neymar en punta.

Hubo ruido hasta el último segundo. El descuento se ha jugado en el área atlética, pero entre tanta tensión no había espacios para el gol.

Volver arriba