fcb.portal.reset.password

Adriano Correia, justo después de marcar el gol este domingo en La Rosaleda. / FOTO: MIGUEL RUIZ - FCB

No es muy habitual que un lateral marque goles. Adriano Correia, sin embargo, tiene una mentalidad ofensiva que hace que no se lo piense dos veces antes de buscar portería, ya sea con internadas en el área rival o con disparos cruzados desde lejos. Y tal y como sucedió este domingo en La Rosaleda (0-1), sus roscas pueden acabar en gol.

El brasileño ha hecho once goles en cuatro temporadas como azulgrana, unas dianas que ganan importancia si se tiene en cuenta que, en nueve ocasiones, sus actuaciones han servido para inaugurar el marcador del Barça. Todo un experto en abrir la lata.

Gol de Adriano, victoria segura

Además, un gol de Adriano es sinónimo de victoria. En los diez partidos oficiales que el brasileño ha marcado–hizo doblete en el Mundial de Clubes de 2011 contra el Al Saad– el Barça ha acabado ganando su compromiso. El gol que Adriano hizo este domingo fue el único de la noche y sirvió para dar los tres puntos a los azulgrana. Esta circunstancia también ocurrió en otros dos partidos de liga como el Barça-Valencia de la temporada pasada y el Sporting de Gijón-Barça de hace dos años.

El primer gol de Adriano con el FC Barcelona fue en el curso 2010/11, cuando a la vuelta de las semifinales de la Copa del Rey, en Almería, hizo una buena acción individual para entrar dentro del área y superar por bajo a Esteban. El debut como goleador en la liga se produjo en su segunda temporada, en El Molinón.

Capaz de marcar con las dos piernas

Una de las principales características de Adriano es su habilidad para controlar el balón con las dos piernas. Y esto también lo demuestra a la hora de hacer goles espectaculares. La pasada temporada, contra el Valencia, hizo un disparo con la pierna derecha y Diego Alves no pudo evitar que su rosca terminara al fondo de la red. Una diana muy parecida a la que hizo en el Gamper, en partido no oficial, contra el Santos.

El gol de este domingo en La Rosaleda lo hizo con la pierna izquierda. Es decir, con la misma que enganchó un espectacular disparo el curso pasado contra el Atlético de Madrid, en un partido que terminó 4-1 y en el que Courtois vio como el disparo del brasileño iba justo a la escuadra derecha de su portería.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();