fcb.portal.reset.password

Alves i els seus companys celebren el primer gol a Moscou. FOTO: MIGUEL RUIZ-FCB.

No podía fallar el Barça en Moscú para certificar su acceso a los octavos de la Liga de Campeones y se ha mostrado imponente contra el Spartak. Aprendida la lección de Glasgow y adaptado al frío y al césped artificial del estadio Luzhniki, el equipo ha cerrado el partido en un gran primer tiempo en el que se ha mostrado muy profundo y acertado de cara puerta.

Balón y gol de Alves

Lo más llamativo del once de Tito Vilanova era la presencia conjunta de Busquets, Xavi, Cesc e Iniesta, con este último decantado a la izquierda. Con una medular repleta de tocadores, el Barça ha ejercido el dominio del balón habitual esta temporada en Europa. Controlaba el tempo del partido, con el objetivo de evitar un intercambio de golpes. Tras una ocasión clara para cada equipo (de Pedro para los visitantes y de Kombarov en la salida de un córner para los locales), el Barça ha marcado el 0-1 gracias con un latigazo de Alves, nutriéndose de la lucha titánica de Messi (min 16).

Doblete de Messi

El gol culé ha despertado el atrevimiento ruso y, por unos breves instantes, el Spartak ha conseguido que el encuentro se desgobernase. Ha habido acciones de peligro en ambas áreas, pero el más efectivo ha sido el Barça: en el minuto 26 Messi firmaba el segundo al aprovechar un rechace del portero a tiro de Iniesta. Sin casi interrupciones, el ritmo era elevado. Y los de Vilanova, aunque no han podido evitar alguna ofensiva del rival, lucían en ataque. Muy destacable una acción individual de traca de Iniesta en la esquina, rodeado de defensas. También el 0-3, obra de Messi, asistido por Pedro (min 39). Los desmarques del canario eran valiosos para el equipo, fino en el pase letal.

Revuelta controlada

El Spartak ha intentado reaccionar en la reanudación, pero el Barça se ha prevenido con inteligencia y pudo ampliar la ventaja en dos oportunidades claras y consecutivas de Cesc (min 54) y Pedro (min 56). Funcionaba la presión iniciada por la tripleta atacante. Una vez con el balón en posesión, el equipo combinaba con cierta comodidad ante un oponente que poco a poco dimitía. El único susto destacable para Valdés en la segunda parte ha sido un encontronazo con Welliton que le ha obligado a ser atendido (min 67).

Poca historia ha tenido la segunda parte. Los rusos parecían resignados con el control absoluto catalán. Con el Barça concentrado pero menos profundo, las ocasiones y los cambios se han hecho de rogar. Vilanova se los ha reservado hasta los últimos diez minutos. Uno de ellos ha sido Deulofeu, animador de los instantes definitivos y notario de la clasificación azulgrana.

Volver arriba