fcb.portal.reset.password

Alex Song habla en la REVISTA BARÇA de sus primeros meses en el Club / FOTO: MIGUEL RUIZ - FCB

Alex Song lleva ya más de seis semanas en el FC Barcelona. Tal como reconoce en una entrevista a la REVISTA BARÇA, su adaptación a la ciudad y al equipo "ha ido muy bien". "La comida está muy bien, lo que he visto de la ciudad me gusta y tenemos un gran equipo. Todo es perfecto. Ha sido muy fácil venir aquí y adaptarme. Ya no tengo la edad que tenía cuando llegué al Arsenal", explica. Y es que su llegada al equipo londinense, en 2005, fue algo más complicada.

Lejos de Francia y los suyos, el camerunés sufrió graves problemas de adaptación en sus primeros días en Londres, donde primero llegó cedido por una temporada. Sólo comía pan y mantequilla, no conocía a nadie y prácticamente no salía de casa. Quería volver a París, con su familia, y dejar Londres.

Agradecido a Wenger

La figura de Wenger, en este punto, resultó clave para que no se fuera y acabara triunfando en la entidad 'gunner', que ejecutaría la opción de compra y disfrutaría de Song durante siete años. "Tengo una gran relación con Wenger. Le quiero dar las gracias porque creyó en mí. Se lo debo todo. Ahora le quiero devolver todo lo que me dio. Seguramente está contento de ver dónde estoy y qué jugador soy. Siempre me decía: '¿Recuerdas tus primeros toques cuando llegaste al Arsenal? No son como los de ahora'. Y yo le respondía: 'Tienes razón. Definitivamente, no son como los de ahora'".

"Cesc me ha asesorado bien"

En esta adaptación al Club hay una persona que ha sido clave: es Cesc Fàbregas. "Lo conozco desde hace tiempo y dormí en su casa mis primeros días aquí. Es un buen amigo. Me intenta ayudar en cada entrenamiento, en cada partido, dentro y fuera del campo". Reconoce que se puso en contacto con él una vez se cerró el acuerdo con el FC Barcelona. "Le pedí consejo, porque él conoce muy bien Barcelona y la ciudad. Él ha nacido aquí y me ha asesorado bien. Me dijo qué debía hacer y qué no y todo lo que me ha dicho siempre se ha ido cumpliendo", explica ahora.

Makelele y su tío Rigobert, los referentes

Antes de llegar al Barça y al Arsenal, Song se fijaba principalmente en Claude Makelele. "Hace tres años, tuve la posibilidad de charlar con Makelele. Me dio consejos y quedé muy, muy satisfecho, porque yo de niño quería ser como él y fue una gran experiencia poder conocerle", rememora, al tiempo que confiesa más detalles de aquel primer encuentro: "Me dijo que jugara concentrado. Sin presión. Y me aconsejó en algunos movimientos, que fuera listo en el campo. Me dijo que no gastara fuerzas para nada, sino para conseguir el balón, e intenté aplicarlo".

También Rigobert Song le sirvió de modelo: "Evidentemente también quería ser como él, claro. Jugó al nivel más alto y me sirvió de asesor. Aún mantenemos el contacto y puedo decir que he tenido la misma suerte que tuvo él".

Volver arriba