fcb.portal.reset.password

Bojan lleva un gol en la Serie A / FOTO: italpress.com

El AC Milan es un histórico que cuenta con siete Copas de Europa en sus vitrinas y con quien los azulgranas ya se enfrentaron en la fase de grupos (2-2 en el Camp Nou y 2-3 en San Siro) y los cuartos de final (0-0 en San Siro y 3-1 en el Camp Nou) de la temporada pasada.

Europa: ninguna victoria como local

Aunque no es el AC Milan de siempre, aquel que cada año afrontaba la máxima competición como el gran favorito, el equipo italiano vuelve a estar en los octavos con la intención de recuperar la hegemonía perdida en Europa. Ha accedido con 8 puntos como segundo del grupo C, superado únicamente por el Málaga y por delante del Zenit y el Anderlecht, en una fase de grupos donde se ha ganado la clasificación lejos de Milán (dos victorias y una derrota). En San Siro sólo ha sumado dos de los nueve puntos posibles.

Irregularidad en la Serie A

Su trayectoria ha sido aún más irregular en la Serie A. Con bastantes derrotas, el equipo de Massimiliano Allegri ha obtenido pocos resultados positivos en este tramo inicial. El más destacado, seguramente, el 1-0 contra la Juventus, vigente campeona y líder de la competición. Con pocas opciones al título (estan a 14 puntos de la Juventus), el Club se está adpatando a los muchos cambios que ha sufrido la plantilla este verano. Han dejado la entidad 'rossonera' viejas glorias como Seedorf, Gattuso, Nesta o Inzaghi y, por razones económicas, también Thiago Silva e Ibrahimovic, vendidos al PSG.

Pichichi El Shaarawy

Todos estos jugadores han sido sustituidos, entre otros, por De Jong, Montolivo o el exazulgrana Bojan, utilizado sobre todo de revulsivo. Su principal amenaza, sin embargo, es el Shaarawy, actual Pichichi -lleva 14 goles- y un mago que dispone de la regularidad que falta a Robinho y de la fiabilidad que no tiene Pato, demasiadas veces lesionado. Ellos, y futbolistas experimentados como Mexes, Nocerino o Boateng, son los que hacen soñar a una afición que sabe que su equipo ya no cuenta con ninguno de los cracks que dominan el panorama futbolístico mundial. A su favor, décadas y décadas de historia dorada.

Volver arriba