fcb.portal.reset.password

Pedro y Messi

“Es mi primer hat-trick. Estoy muy contento", afirmaba Pedro, tras ser el gran protagonista de la victoria de España ante Bielorrusia (0-4). El delantero canario del FC Barcelona ha recuperado sus mejores sensaciones. Esta temporada ya suma cinco goles con la selección española y dos más con el Barça -en la Supercopa de España y en el debut en la Liga contra la Real Sociedad-. Además, ha sido titular en nueve de los 11 partidos oficiales que han disputado hasta ahora los de Tito Vilanova. Los dos únicos días que no ha salido de inicio, lo ha hecho en el segundo tiempo -en el campo de Osasuna y en casa, contra el Granada-.

Como hace dos años

Pedro se acerca, de este modo, a sus cifras de hace dos años. El curso 2010/11 fue titular en 39 partidos oficiales con el Barça y marcó 22 goles. Únicamente no jugó en nueve de los 62 partidos oficiales. En cambio, la temporada pasada fue más dura para el canario. Pedro sufrió varias lesiones y no jugó en 15 de los 64 partidos oficiales. Marcó 13 goles, seis de los cuales en el último mes de competición. Una mejora que le permitió disputar y ganar la Eurocopa con el combinado español. Ahora vuelve a vivir un momento dulce.

El ídolo argentino

El otro nombre propio de este fin de semana es el de Messi. El crack del Barça marcó dos goles en la victoria de Argentina contra Uruguay y ya acumula 30 en 82 partidos con la 'albiceleste'. De hecho, está a sólo cuatro dianas de igualar a Maradona. "Siempre he sido feliz en la selección. Es obvio que con buenos resultados todo es más sencillo. Quiero disfrutar de este momento", confesaba Messi.

El '10' del Barça y del combinado argentino, además, ha mejorado como lanzador de faltas y en este inicio de curso ya ha marcado cuatro goles a balón parado, dos con Argentina y dos con el Barça -en el Bernabéu en la vuelta de la Supercopa de España y en el Camp Nou, en el Clásico de Liga. La temporada pasada hizo tres en todo el año -en los campos del Atlético de Madrid y del Mallorca, y en casa, ante el Espanyol. Parece casi imposible, pero Messi sigue creciendo.

Volver arriba