fcb.portal.reset.password

Pedro y Jordi Alba en un momento de la semifinal contra Italia / FOTO: FIFA.COM

Goles y Barça, matrimonio de conveniencia ya la vez romance interminable.La Copa Confederaciones se ha convertido en el escenario perfecto para que los azulgranas hayan vuelto a demostrar su efectividad ofensiva. Tres dianas de Villa, dos de Jordi Alba, una de Pedro, con España, y tres de Neymar, con Brasil, se traducen en los nueve goles que han conseguido los azulgranas en el torneo que se está disputando en Brasil.

La España más azulgrana y más goleadora

Pedro fue el primer protagonista en el apartado goleador de España. El canario abrió el marcador en la victoria de España contra Uruguay (2-1). En el acierto de Pedro se juntaron Jordi Alba, que logró el primer y el tercer gol contra Nigeria (3-0), y David Villa, que anotó un hat-trick en la goleada contra Thaití (10 - 0), la mayor de la presente edición.

En la semifinal, España se encontró con Italia, en el que el paso a la final se decidió en la tanda de penaltis. En los lanzamientos de pena máxima, protagonismo azulgrana: Piqué, Iniesta, Xavi y Busquets demostraron una gran seguridad y anotaron sus respectivos lanzamientos (0-0, 7-6 en los penaltis).

Neymar Jr: goles, eficacia y magia

El flamante fichaje azulgrana ha demostrado sus condiciones en el mejor escenario posible. El joven brasileño abrió el casillero de goles de la Confederaciones con una volea imparable en el triunfo de la 'canarinha' contra Japón (3-0).

El delantero también abrió el marcador y fue el asistente del segundo gol en el triunfo brasileño ante México (2-0). En un duelo vibrante ante Italia, Neymar logró su tercera diana ejecutando una falta impecable en la que Buffon sólo pudo observar, resignado, como la pelota se colaba por la escuadra.

En tanto que uno de los jugadores más influyentes en la semifinal contra Uruguay, con un remate previo al gol que rechazó Muslera y la asistencia del segundo gol (2-1), el '10 'de Brasil intentará, en su primer compromiso contra España, hacer historia contra sus nuevos compañeros, que tienen el mismo pensamiento.

Volver arriba