fcb.portal.reset.password
Retrato de Marinho y Giovanni

Marinho y Giovanni

A lo largo de la historia han sido muchos los jugadores brasileños del FC Barcelona, pero sólo dos de ellos tienen un vínculo con Neymar como es el de haber llegado al Barça procedente del Santos FC. Estamos hablando de Marinho y Giovanni. Ambos jugadores llegaron al Barça con la aureola de gran figuras contrastadas, aunque sólo Giovanni dejó huella en su etapa azulgrana.

Marinho, un crack efímero

En el verano de 1974 Mário Peres 'Marinho' estaba en el momento dulce de su carrera. Con 27 años, este defensa había sido el capitán de la selección de Brasil en el Mundial de Alemania y destacaba por una gran visión de juego y una técnica depurada propia de la mejor escuela brasileña. Además, solía aprovechar su buen juego aéreo para subir al ataque y marcar goles de cabeza. Procedente del Santos de Pelé, Marinho ingresó en el Barça de Cruyff sin ocupar plaza de extranjero, ya que era hijo de madre española y por tanto se consideraba originario de España. Aún así, la Federación española no le concedió la autorización para jugar partidos oficiales con el FC Barcelona hasta mediados de noviembre.

Luego las expectativas que había generado no se cumplieron mucho y en 1976 fue traspasado al Internacional de Porto Alegre dejando atrás 37 partidos y seis goles con la camiseta azulgrana y sin ningún título para añadir a su palmarés. En cualquier caso, en su currículum consta un dato del que ningún otro jugador puede presumir, como es que tuvo de compañeros de equipo primero a Pelé y después a Cruyff.

Giovanni, fantasía en el ataque

En 1994 Pelé se fijó en un joven media punta de cualidades técnicas extraordinarias y gran capacidad realizadora que se llamaba Giovanni Silva y jugaba al Sãocarlense de Brasil. No perdió el tiempo y le fichó por su Santos, donde progresó de manera exponencial hasta el punto de que en 1995 fue elegido mejor jugador de Brasil. Por Pelé, Giovanni era su sucesor natural. Con estas credenciales el Barça lo fichó en el verano de 1996 con la aspiración de formar un ataque de fantasía con otras estrellas como Luis Enrique o su compatriota Ronaldo.

Después de todo, el balance de los tres años de Giovanni como jugador barcelonista (en 1999 fue traspasado al Olympiakos) fue positivo, ya que con él el Barça consiguió dos Ligas, dos Copas del Rey, una Supercopa de España, una Recopa y una Supercopa de Europa. Como azulgrana jugó 138 partidos y marcó 40 goles, algunos de los cuales fuerza decisivos, como el que supuso la victoria azulgrana por 2-3 en el Clásico de la Liga 1997/98 en el Bernabéu.

Volver arriba