fcb.portal.reset.password

Messi i Caballero. FOTO: MIGUEL RUIZ-FCB.

La continuidad del Barça en la Copa del Rey pasa por La Rosaleda. El vigente campeón tiene que hacer bueno el 2-2 de la ida, un resultado peligroso. Cualquier derrota lo deja fuera y también el empate a cero o a uno. Por lo tanto, le vale poco más que ganar en el campo del Málaga, algo que ya ha conseguido en las últimas cinco visitas de Liga. La más reciente, hace once días en una gran exhibición. Si lo vuelve a conseguir se encontraría con el Madrid en las semifinales.

Vuelve Villa

El equipo afronta la cita después de que, por primera vez en la temporada, haya encadenado dos compromisos sin vencer: el empate de la ida y la primera derrota en la Liga en Anoeta. Será, pues, una prueba a la fortaleza mental culé.

El cuerpo técnico azulgrana podrá volver a contar con David Villa, ya recuperado de la elongación en un bíceps femoral. También con Gerard Piqué, después de que estrenara paternidad el martes. No viajaron Montoya, Bartra, Cuenca y Dos Santos, además de Abidal y Muniesa.

Málaga quiere hacer historia

El Málaga, por su parte, tiene una oportunidad histórica de acceder a unas semifinales de Copa. El cuadro que dirige Manuel Pellegrini está completando una temporada impecable, aunque suma tres jornadas de Liga seguidas sin conocer la victoria.

El entrenador chileno tendrá las importantes bajas de Isco, Toulalan y Monreal. En cambio, convocó por primera vez a Lucas Piazón, refuerzo invernal.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();