fcb.portal.reset.password

Alonso persigue a Messi durante el partido de Liga / FOTO: MIGUEL RUIZ-FCB

El Clásico de esta noche en el Bernabéu (21 horas, Canal +), el cuarto de la temporada, llega rodeado por un clima que mezcla precaución, ilusión y ambición en el barcelonismo. Por un lado, el equipo azulgrana sabe que el Madrid, a pesar de las numerosas bajas que presenta, siempre ha sido un rival peligrosísimo. No importa quién falte, los blancos son una amenaza en cada partido. Es lo que dijo Jordi Roura en la rueda de prensa del martes, consciente de que un exceso de euforia podría tener consecuencias pésimas en territorio blanco.

Por otro, Busquets afirmó el lunes que el Barça, de entrada, no firma el empate en Madrid. "Un buen resultado sería ganar", declaró. Pura ambición para un partido que, en todo caso, no decidirá más que media eliminatoria, a la espera de lo que suceda en el Camp Nou a finales de febrero.

Ni Liga, ni Supercopa

Cuerpo técnico y jugadores azulgranas han rechazado el papel de favoritos, a pesar de los 15 puntos de diferencia entre ambos conjuntos en Liga. Tampoco el precedente de la Supercopa jugada en verano es válido. En el partido de ida el Barça pasó de un posible 4-1 al 3-2 final, mientras que la primera parte del encuentro de vuelta pudo acabar con goleada blanca, en un partido que casi concluye con remontada culé en inferioridad . Los Clásicos, ya se sabe, son partidos indescifrables. Como el 2-2 de Liga, que podría haber caído a favor de cualquiera de los dos bandos.

Cinco bajas de peso

La incertidumbre en el pronóstico para el partido de este miércoles se incrementa aún más debido a las cinco importantes ausencias que presenta el Real Madrid. Casillas y Pepe se perderán el partido por lesión, mientras que Ramos, Coentrao y Di María no jugarán por sanción, lo que condiciona el once de José Mourinho, que deberá apostar por un equipo igual de experimental que el que alineó el Barça el día de la Liga, en el que no pudieron jugar Piqué ni Puyol, y en el que Alves cayó lesionado en la primera parte.

19 convocados

A estas alturas, es un misterio saber si estas bajas afectarán al rendimiento blanco, que sí cuenta con todas sus figuras ofensivas, entre ellas un Cristiano Ronaldo amenazado de sanción. El Barça, en cambio, llega a la cita con toda la artillería a punto en una lista de 19 convocados. Llega la hora de un nuevo Clásico: precaución, ilusión y, sobre todo, máxima ambición. Hay una final en juego.

Volver arriba