fcb.portal.reset.password

Xavi, en un partit. FOTO: ÀLEX CAPARRÓS-FCB.

Justo antes del tramo decisivo de la temporada, Xavi Hernández habla de la actualidad azulgrana en una entrevista a www.uefa.com. El centrocampista azulgrana es optimista con respecto a la vuelta de la Champions, agradece el regreso de Tito Vilanova, analiza su juego y augura un futuro laureado al equipo.  

- Pasadas ya unas horas y con la cabezas más fría, ¿qué balance puede hacer del empate a dos ante el PSG?

El balance es positivo, porque es un empate a dos fuera de casa. Pero viendo el partido te queda mala sensación, porque marcas el 1-2 prácticamente en el minuto 90 y en la última jugada del partido te empatan. Fue una desgracia. Pero no es mal resultado, es un buen resultado. Nos quedan 90 minutos en casa y jugaremos delante de nuestra afición, que el día del Milan se entregó a tope. La pena han sido las lesiones, tanto de Mascherano como de Leo. Vamos a ver cómo está Leo, Mascherano parece que se pierde un mes o un mes y medio… Son bajas importantísimas. Pero es un buen resultado, somos favoritos, jugamos en casa y quedan 90 minutos. Pero viendo el partido te queda un sabor amargo por el empate en la última jugada del partido”.

- ¿Qué sensaciones tiene para el partido de vuelta sobre todo teniendo en cuenta las bajas en defensa de Mascherano, Puyol o Adriano?

Estamos sufriendo atrás con muchas lesiones. Puyol está operado, Abidal sale de una lesión muy larga y muy grave, Adriano está lesionado, ahora Mascherano… Estamos en desgracia atrás. Pero vamos a jugar con once, eso seguro, y vamos a ver qué decide el míster. Hay bazas en el equipo para suplirles. Somos optimistas sabiendo que jugamos en casa y favoritos, pero el PSG tiene un gran equipo, gente rápida arriba y sale muy bien a la contra. No es un equipito, sino un gran equipo”.

- Comentábamos antes esa sensación amarga por su empate en el descuento. Pero es un empate a dos fuera de casa y el segundo gol del Barça, que marca usted de penalti, puede tener un valor fuerte en la eliminatoria…

Lo más importante fueron los dos goles fuera de casa. Era importante marcar y el gol de Leo Messi nos dio mucha confianza, luego se lesionó y eso afectó un poco al equipo. En la segunda parte estuvimos bien, con posesión, con ocasiones para hacer el 0-2. Al final llegó el empate y a partir de ahí el equipo siguió dominando y llegó el penalti. Parecía que el partido y la eliminatoria estaban casi sentenciados, pero vino el gol del empate en esa jugada desgraciada. En el global el balance es positivo a pesar del mal sabor del final”.

- Una de las mejores noticias fue el regreso de Tito Vilanova al banquillo. ¿Qué importancia tiene para el grupo la vuelta del entrenador?

La importancia es vital. Hemos estado sin el primer entrenador, sin el jefe y eso se acusa. Hemos intentado sumar todos, desde Jordi Roura, Altamira o Edu Pons, que son los que están en el staff, hasta los capitanes y los futbolistas más jóvenes. Todos hemos sumado y entrenado bien, pero siempre falta esa persona que ha estado meses y meses dando la charla, poniendo la primera piedra. Y se le ha echado en falta. Pero ha vuelto y ha vuelto animado, con la confianza y la mentalidad positiva a pesar de todo lo que le ha pasado. Es un ejemplo para todos nosotros, por lo que ha luchado y sufrido. Ha estado dos meses fuera pero hemos estado en contacto con él. Está muy motivado para lo que queda de temporada y los objetivos están ahí: en la Liga vamos muy bien y en la UEFA Champions League estamos bien posicionados. Tenemos mucha ilusión de que las cosas salgan bien, además por él, porque se lo merece con todo lo que ha luchado, con lo que ha estado con el equipo a pesar de su enfermedad”.

- ¿Qué significó para ustedes la remontada ante el AC Milan?

Era cara o cruz. Creo que tuvimos mala suerte en Milán. No estuvimos bien a nivel colectivo, pero el 2-0 fue demasiado injusto. En casa sabíamos que lo teníamos todo a favor, con nuestro público, con el campo mojado como nos gusta a nosotros para que el balón se mueva. Lo teníamos todo para remontar y se remontó bien. Creo que fue un punto de inflexión, porque veníamos de perder la semifinal de la Copa del Rey ante el Real Madrid CF, que fue un mazazo para nosotros. Pero el equipo se recuperó bien, volvió a ser intenso, volvimos a recuperar quizás la mejor versión del Barça en ataque, volvió la presión arriba que nos faltaba en partidos anteriores… Nos pusimos las pilas todos y conseguimos remontar delante de un gran equipo como el Milan”.

- En su posición de centrocampista, cada vez que juega, ¿Qué intenta conseguir? ¿Qué objetivo tiene en cada partido?


“Visualizo el partido muchas veces y me imagino cómo va a jugar el contrario. Pienso si tenemos que jugar por dentro o si el rival nos deja las bandas para crear superioridad. Son muchas cosas. Intento dar fluidez al juego y visualizar un poco dónde está la clave del partido, traducir estas cosas con la veteranía que te dan los años, ayudar al compañero, hacer equipo… Son muchas cosas. Obviamente intento hacer un buen partido a nivel personal y ayudar al equipo a jugar bien al fútbol y a ganar”.

- Ha completado más pases que cualquier otro jugador de esta temporada en la UEFA Champions League. ¿Qué atención presta a estas estadísticas?

“Ninguna. Leo mucho sobre ello, pero lo que hago es dar siempre salida al compañero. Donde va el balón voy yo. Intento hilvanar el juego, hacer superioridad dos contra uno o tres contra dos. Intento comprender un poco el juego y lo que necesita el equipo, y a partir de ahí es mi función: tener el balón, no perderlo, dar fluidez, ir de un lado a otro, saber un poco por dónde va a atacar el equipo. Por eso soy un futbolista que participa más en el juego de ataque”.

- Hace dos temporadas ganó la UEFA Champions League en Wembley. ¿Fue la mayor demostración de esta generación de jugadores del Barcelona?

“Evidentemente los títulos nos han dado este nivel. Nos respeta todo el mundo y nos admiran, y estamos muy contentos de haber ganado tantas cosas. Y sí, el día del Manchester United FC el equipo jugó muy bien y en líneas generales estuvo excelente. Fuimos lo que entrenamos cada día: siendo protagonistas y teniendo el balón. Se vio un Barça excelente, pero también se vio en la final contra el Manchester en 2009 o en muchos partidos contra el Real Madrid en casa e incluso fuera. Pienso que llevamos cuatro o cinco años excelentes donde se ha visto un Barcelona muy bueno. Creo que hay generación todavía para hacer grandes partidos y lograr más éxitos”.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();