fcb.portal.reset.password

 

gran Barça se ha deshecho sin contemplaciones del Mallorca con goles de unos gigantes Cesc (3) y Alexis (2). La actitud del líder ha sido loable en un encuentro que podía ser una trampa. De todos modos, la cita será recordada como la del regreso de Tito Vilanova en el Camp Nou y la reaparición de Abidal. El francés saltaba al césped en el minuto 69 e inundaba de alegría y emoción el templo culé. Difícilmente se podía alcanzar una esfera mejor antes de recibir al París Saint Germain en la Champions.

Cesc y Alexis, doblete fugaz

Partía al Barça con la misma alineación que la jornada anterior en Vigo, con el cambio obligado de Messi por Iniesta. Sin algunos referentes sobre el césped, el manchego ha asumido un rol capital. Ha sido el cerebro. Si el partido se considera un ensayo general de cara miércoles, Bartra y Piqué han sido los centrales, la posición más castigada por las bajas. Cesc ha hecho de falso '9'.

Cómodo y muy activo en esta zona, el '4' ha estrenado el marcador y su exhibición tras una perfecta triangulación con Alexis. A continuación, era el chileno el que marcaba al cazar un rechace del portero Aouate a tiro de Cesc. En dos minutos, del 20 al 22, la victoria se había encarrilado.

Sentenciado antes del descanso

Entonces, el partido era vivo, con el Barça proponiendo y el Mallorca defendiéndose y apareciendo en cuenta-gotas a los dominios de Pinto. Así, ha respondido a una clarísima oportunidad de Alexis con un disparo de Hemed en el lateral de la red y un remate de cabeza desviado de Alfaro. Al equipo le castigaban puntualmente las pérdidas en la creación.

De todos modos, el líder lo ha acabado de liquidar en un santiamén. Nuevamente la sociedad formada por Cesc y Alexis se ha apuntado un gol y una asistencia por barba en dos minutos de diferencia (del 36 al 38). Antes de finalizar la primera parte ya había la ola en el Camp Nou. La actuación de sus hombres había sido alentadora.

'Hat-trick' de Fàbregas

Atrevido delante, el Mallorca era un conjunto frágil en la retaguardia. Su entrenador, Gregorio Manzano, ha intentado solidificarse introduciendo a un tercer pivote en la media parte, pero Cesc ha continuado el recital en el primer minuto de la reanudación. Tras un buen recorte, ha firmado el triplete con un disparo delicado. A continuación, el majestuoso Iniesta dejaba su puesto a Jonathan dos Santos, que se reencontraba sobre el césped con su hermano Giovani. El encuentro seguía movido: a Alfaro le han anulado un gol por un fuera de juego riguroso.

"¡Abidal! ¡Abidal! ¡Abidal! "

Sin historia dentro del rectángulo de juego en cuanto al resultado, la atención se ha centrado en la banda. En el minuto 55, el Camp Nou estallaba. Éric Abidal salía a calentar. Mientras tanto, Cesc gozaba de una enorme ovación al ser cambiado por Deulofeu. En el 69, llegaba el momento más esperado por Abidal y por el barcelonismo. Estrechaba la mano con Tito y sustituía a Piqué. Se situaba junto a un impecable Bartra y sería aclamado en cada acción que intervenía.

Así, con Vilanova dirigiendo desde el área técnica y el '22' en la defensa, el Barça rubricaba la noche soñada. Mantiene los trece puntos de margen en la Liga y ya espera al PSG.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();