fcb.portal.reset.password

Messi i Villa celebren el 3-2 contra l'Spartak. FOTO: MIGUEL RUIZ-FCB.

El Barça ha iniciado la Champions con una sufrida victoria sobre el planteamiento ultraconservador del Spartak de Moscú de Unai Emery. El equipo ha abierto la lata pronto, lo que se vislumbraba lo más difícil, pero el contrario, en dos de sus escasas incursiones, ha dado la vuelta al marcador. Tito Vilanova asumiría los máximos riesgos. Acabaría jugando sin ningún defensa nato para remontar hasta el 3-2 con dos goles de Messi.

Lesión de Piqué y gol de Tello

Emery, que con el Valencia solía hacer daño al Barça por las bandas, en esta ocasión ha optado por concentrar hombres en el centro. El Spartak alineaba una defensa muy atrasada, con todos los jugadores esperando en el último cuarto de campo. Así, los locales jugaban a placer, sólo tenían que preocuparse de atacar y estar atentos a los posibles contragolpes.

La primera oportunidad azulgrana, en una acción de estrategia en el minuto 7, comportaba la lesión y el cambio de Piqué. Song cubriría su puesto para formar pareja de 'centrales reconvertidos' con Mascherano. En la segunda, Tello firmaba un golazo tras un recorte en el vértice del área y disparo inapelable al palo largo.

1-1 desafortunado

Dominador, intenso y paciente, la superioridad del Barça era indiscutible. Sin embargo, en una de las pocas veces que el Spartak de Moscú pasaba del medio campo con el esférico controlado en todo el primer tiempo, Dani Alves se ha introducido en propia portería un centro desde el ataque derecho ruso (min 29).

El embudo en el eje dejaba poco margen de maniobra a Messi, que la ha tenido en un disparo en el minuto 20. Otros en intentarlo han sido, en sendos cabezazos, Busquets (min 32) y Cesc (min 36). El orden visitante, sin embargo, ha obtenido la recompensa del empate a uno en el descanso. Casi milagroso, teniendo en cuenta que no habían rematado entre los tres palos.

Salta la sorpresa

Le ha costado al Barça encontrar el punto de finura y velocidad en la circulación alcanzado en muchos instantes del primer acto. Los espacios se mantenían carísimos, la presión del Spartak en los metros decisivos era angustiosa. Y seguía teniendo la fortuna de cara porque, en el minuto 58, el portero Dicamp ha salvado una media vuelta preciosa de Messi y, en la jugada siguiente, Rómulo marcaba el 1-2 con una definición cruzada.

La situación era crítica y el entrenador Tito Vilanova se lo ha jugado todo sustituyendo a Alves por Alexis. Volvía el 3-4-3, con el chileno de punta y sin defensores natos, para atacar con aún más hombres. El muro ruso se situaba ya dentro del área. Movía bien el balón al Barça y, en el minuto 70, Tello ha desequilibrado por la izquierda y ha regalado el gol a Messi.

Gigante Messi

Los minutos posteriores se han convertido en un asedio barcelonista y en un sufrimiento moscovita. Ha entrado Villa para empujar más. Se multiplicaban los delanteros azulgrana y ha sido de nuevo Messi, con un cabezazo imposible a bocajarro, el que sellaba el 3-2. Con la remontada consumada, el equipo reconstruiría su dibujo y durmió al rival a partir de la posesión. Los tres primeros puntos en la Champions le otorgan la primera posición del grupo.

Volver arriba