fcb.portal.reset.password

Fontàs, contra la Sampdoria. FOTO: ÀLEX CAPARRÓS-FCB.

La 47ª edición del Trofeo Joan Gamper ha volado hacia Génova por la victoria de la Sampdoria ante un Barça reforzado por miembros del filial. En un ambiente muy caluroso, el dominio azulgrana ha sido incontestable, aunque las mejores ocasiones y el gol, muy tempranero, serían de la Sampdoria. Se 'vengaba' así, 20 años después, de la histórica final de Wembley, muy recordada en la previa.

La Sampdoria se adelanta en el primer minuto

Con un once con muchas novedades (ninguno de los que habían ganado a la Real Sociedad 24 horas antes repetía) y rejuvenecido, el Barça se encontraba con una jarra de agua fría inicial: el gol de la Sampdoria gracias al cabezazo inapelable de Soriano. Un obstáculo que no alteraría la manera de hacer de los locales, en esta ocasión dirigidos por un atrevido Sergi Roberto (elegido el mejor del encuentro). Los atacantes Villa, Afellay y Deulofeu esperaban los pases geniales suyos y de Espinosa.

Control culé poco ofensivo

Sin embargo, la profundidad ha sido la principal carencia del juego azulgrana. Dominaba en terreno italiano, pero se atascaba en los metros definitivos. La Sampdoria, muy atrasada y directa, veía como le anulaban un gol originado por Maxi López por un fuera de juego claro y posteriormente como Pinto le salvaba una buena ocasión al ex azulgrana (min 35).

En el otro lado, un centro desde la izquierda que no ha cazado por poco Sergi Roberto, un disparo alto de Afellay y dos oportunidades de Deulofeu habían sido las opciones del Barça, más animado rozando el descanso.

Mucho calor

Tito Vilanova daba continuidad a los mismos hombres en la segunda parte. Esta comenzaba como había terminado la anterior: una llegada de Deulofeu, a asistencia de Roberto, era neutralizada por el portero Romero. Reaparecía el Barça más cerca del área de la Sampdoria, que tenía más espacios para la contra. Comprensiblemente por las alturas de la temporada y por el bochorno, el ritmo decrecieria. El espectáculo se trasladaba por momentos a las gradas, donde la afición hacía la ola.

Ilusión contra oficio

Pozzi ha tenido la sentencia en un uno contra uno ante Pinto, aunque su disparo se ha topado con el palo (min 65). Poco más tarde, Villa reclamaba un penalti por atropello. Ha sido la última acción del Guaje, ya que sería sustituido por Román. Así, de la primera plantilla sólo quedaban sobre el césped Montoya, Bartra, Dos Santos y Afellay (capitán). La ilusión catalana no sería suficiente para batir al oficio visitante. El Gamper era para los de Génova.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();