fcb.portal.reset.password

Eufòria contra el Milan. FOTO: MIGUEL RUIZ-FCB.

El Barça recibe al Rayo en la Liga en un partido trampa y, al mismo tiempo, estratégicamente importante. Es peligroso por el riesgo de bajar la tensión después de una noche gloriosa como la del último martes contra el Milan en la Champions, que exigió un esfuerzo físico descomunal. Cobra una alta relevancia por la tranquilidad que una victoria aportaría en las dos semanas posteriores, cuando hay parón por compromisos internacionales. Ahora mismo, el equipo lidera el campeonato con 10 puntos de ventaja sobre el segundo, el Madrid, que ha disputado un partido más.

Sin Puyol ni Xavi

En esta ocasión, Tito Vilanova y Jordi Roura tendrán tres bajas de peso: los capitanes Carles Puyol, Xavi Hernández y Víctor Valdés. El defensa fue sometido a una artroscopia en la rodilla derecha viernes, el centrocampista arrastra una sobrecarga en un bíceps femoral y el portero sigue sancionado. Así, el cuerpo técnico cuenta con 21 jugadores. Entre ellos Marc Bartra, con el alta, y Oier Olazábal, que será el suplente de Pinto.

El Barça, en casa, está intratable. Suma 12 triunfos y 1 empate en los 13 compromisos de Liga en el Camp Nou, con 44 goles a favor y 10 en contra.

Un Rayo virtualmente salvado

El Rayo Vallecano, por su parte, se presenta en el Camp Nou con el objetivo de la permanencia casi asegurado. Tiene 41 puntos y es octavo. Incluso sueña en Europa. El entrenador Paco Jemez ha logrado conciliar un fútbol atrevido con buenos resultados. Ya a nadie le sorprende que los madrileños quieran ser los dominadores del balón ni que formen con una defensa de tres, si la situación lo requiere.

De la misma manera que el Barça, el Rayo afronta el encuentro con tres ausencias de consideración, una por línea. El lateral Casado, el medio Javi Fuego y el delantero Leo Baptistao no estarán por sanción.

Volver arriba