fcb.portal.reset.password

Busquets y Messi celebran uno de los cuatro goles marcados al Espanyol / FOTO: MIGUEL RUIZ-FCB

El Camp Nou ha vivido este domingo una noche mágica de los Reyes azulgrana. El FC Barcelona se ha deshecho por 4-0 del Espanyol y ha encadenado la undécima victoria consecutiva en la Liga, los mejores regalos para una afición que ha podido disfrutar también del regreso de Tito Vilanova al banquillo del primer equipo. La noche ha sido redonda, y el fútbol total. En la primera media hora de 2013, el Barça le ha endosado cuatro al rival ciudadano, absolutamente inoperante durante todo el encuentro.

El partido, que habría podido acabar con una goleada aún mayor (se han anulado dos goles a Pedro y Messi ha estrellado un balón al larguero), permite al FC Barcelona mantener su ritmo triunfal en Liga, donde ya ha igualado la mejor primera vuelta de la historia. Los Reyes del fútbol son más líderes.

A todas desde el inicio

Vilanova ha apostado por el mismo once del Levante para recibir al Espanyol y, como ocurrió aquel día, el equipo ha marcado cuatro goles en un mismo tiempo. El inicio azulgrana ha sido impecable. El juego era rápido, fluido y vertical. En el minuto 10, Xavi ha aprovechado una asistencia de Iniesta para hacer el primero. Tres minutos más tarde, el manchego ha perdonado ante Casilla tras una genialidad de Cesc, que regresaba tras la lesión. Al cuarto de hora, Pedro ha desviado de forma afortunada un remate de Messi para hacer el 2-0. El Espanyol aún no la había olido.

Fútbol total... y 4-0

A pesar de la exhibición azulgrana, un malentendido defensivo ha ofrecido la única ocasión visitante en todo el primer tiempo. Sergio García, solo ante Valdés, la ha enviado a las nubes. Ha sido la última concesión del Barça, letal en ataque. Una genial asistencia desde el centro del campo de Busquets la ha aprovechado Pedro para hacer el tercero. Sin tiempo de celebrarlo, Cesc ha provocado un penalti de Casilla que ha transformado Messi. Antes del minuto 30, 4-0 en el Camp Nou. Magia de los Reyes azulgrana, que han aflojado el ritmo hasta el tiempo de descanso.

Entran Thiago y Villa

El Espanyol ha endurecido el partido al inicio de la segunda mitad. Como si intentara encontrar el remedio en un partido más trabado, ha cortado con faltas una y otra vez las combinaciones culés. Minutos más tarde, las largas posesiones locales han acabado con este juego subterráneo visitante. En el campo ya estaban Thiago y Villa, en los lugares de Xavi y Cesc, y el equipo ha celebrado hasta en dos ocasiones los goles de Pedro, siempre anulados por el árbitro por fuera de juego.

Messi, al larguero

El partido, decidido desde el minuto 15 y sentenciado desde el 30, ha revivido emociones fuertes en el tramo final, en el que Valdés ha evitado el gol de Albín en un uno contra uno y en el que Messi ha estrellado un balón al larguero en un lanzamiento de falta casi perfecto. La deseada manita de goles finalmente no ha llegado, pero el partido del Camp Nou ha dejado claro que los Reyes visten de azulgrana.

Volver arriba