fcb.portal.reset.password

Jordi Alba celebra el tercer gol contra el Celta / FOTO: MIGUEL RUIZ-FCB

El FC Barcelona suma y sigue. Este sábado se ha deshecho del Celta gracias a los goles de Adriano y Villa en la primera mitad y a otro más de Alba tras la reanudación, en un encuentro nuevamente marcado por la línea más defensiva de los azulgrana. Sin los ausentes Abidal, Puyol y Piqué, Alba y Adriano han vuelto a responder con goles en un día en el que el brasileño ha caído lesionado. Con este triunfo, el Barça firma también un nuevo mejor inicio de su historia, con nueve victorias y un empate.

Uno por la derecha…

El once de Vilanova ha sido muy ofensivo. Con únicamente tres defensas con el equipo atacando, y con Busquets compaginando tareas de medio centro defensivo con las de central, el FC Barcelona ha empezado dominador. Dos intentos de vaselina de Messi casi suponen el primero, que finalmente ha llegado en una jugada elaborada por banda derecha, en una pared entre Adriano y Pedro rematada por el brasileño en boca de gol, como si de un delantero centro se tratase. Y eso que Adriano era uno de los tres defensas del equipo…

Empata el Celta

El Celta, siempre solidario en defensa, no ha renunciado en ningún momento a salir con el balón jugado. Así lo ha hecho para empatar dos minutos después, en una acción en la que Krohn-Dehli ha lanzado a los suyos, Álex López ha rematado a Valdés y Bermejo ha aprovechado el rechace. Antes, con 0-0 en el marcador, el portero azulgrana ya le había sacado un mano a mano a Iago Aspas.

… y otro por la izquierda

La respuesta local al gol del Celta también ha sido inmediata. 180 segundos después, Iniesta y Villa se han asociado por el costado izquierdo en una acción de película que ha finalizado con el asturiano marcando el 2-1 con Varas, hoy menos decisivo que hace un año, absolutamente batido. Antes del descanso, Messi, poco resolutivo, podría haber ampliado la ventaja.

Alba sentencia

El Barça ha arrancado el segundo tiempo con ocasión visitante y con dos cambios ya gastados. En el minuto 40, Alves ha tenido que sustituir a Adriano por lesión, mientras que en el descanso Bartra ha entrado en el lugar de Cesc, con el fin de lograr más seguridad defensiva. El equipo la ha logrado, aunque ha seguido chocando contra un muro celeste muy organizado atrás, el cual sólo ha acabado cediendo tras una brillante combinación entre Villa y Alba que ha supuesto el 3-1.

Ha sido el mejor respiro para un Barça que, con dos goles de ventaja, ha controlado el partido hasta el final, con el único susto de un golpe sufrido por Messi en el último suspiro.

Volver arriba