fcb.portal.reset.password

Iniesta y Müller, durante el partido de ida en Múnich / FOTO: MIGUEL RUIZ-FCB

Pase lo que pase, esta noche el Camp Nou habrá vivido el último partido de Champions de la temporada. El FC Barcelona, clasificado por sexta vez consecutiva para las semifinales de la máxima competición europea, recibe al Bayern Múnich con la satisfacción de encontrarse un año más entre los mejores de Europa. Motivo de orgullo, como dirá el mosaico que se podrá leer antes del partido. Una vez comience el encuentro, la misión será intentar dar la vuelta al 4-0 sufrido en el partido de ida hace ocho días. Todo un ejercicio de fe para un equipo vinculado de por vida a Wembley.

19 disponibles

Para el partido Tito Vilanova dispone de 19 jugadores. El técnico descartó el martes a Javier Mascherano, que sufrió en París una ruptura del ligamento lateral interno de la rodilla derecha de la que aún no está del todo recuperado. Tampoco estarán Jordi Alba, sancionado, ni los lesionados Sergio Busquets (molestias en el pubis) y Éric Abidal (sobrecarga en los gemelos). La defensa, pues, es la que reúne más interrogantes. ¿Quien acompañará a Piqué en el eje? ¿Quien ocupará el lateral izquierdo? Adriano parece tener una de las dos posiciones garantizadas, y Song apunta al mediocentro defensivo.

Un Bayern muy fuerte

El 4-0 de la ida dejó constancia de la potencia de este Bayern Múnich. El bávaro, campeón de la Bundesliga desde hace semanas, es un equipo prácticamente sin fisuras. Llega a la vuelta del Camp Nou sin bajas de peso pero con un total de seis jugadores apercibidos de sanción (Dante, Lahm, Luiz Gustavo, Javi Martínez, Schweinsteiger y Mario Gómez), lo que podría alterar el once inicial de Jupp Heynckes. Juegue quien juegue, para el FC Barcelona será toda una prueba de orgullo y fe.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();