fcb.portal.reset.password

Messi y Villa se abrazan al final del partido / FOTO: MIGUEL RUIZ-FCB

Noche épica y mágica la que se ha vivido este martes en el Camp Nou. El FC Barcelona ha tumbado al AC Milan por 4-0 y se ha clasificado para los cuartos de final de la Liga de Campeones dando la vuelta a una eliminatoria que se había puesto muy cuesta arriba tras el 2-0 de San Siro. Los hombres de Jordi Roura, intensos desde el pitido inicial y letales en la definición, han rubricado el partido perfecto en el coliseo azulgrana. La cita requería un Barça más competitivo que nunca, y los jugadores azulgranas han vuelto a demostrar porqué llevan seis años seguidos llegando hasta las semifinales de la competición. En cinco minutos Messi había enchufado a toda la afición con el 1-0 y, antes del descanso y tras una clara ocasión de Niang, el crack argentino ha igualado la eliminatoria.

En la reanudación, Villa ha firmado el tercer y Alba ha asegurado la remontada cuando el partido ya veía su final. De esta manera, el Barça devuelve al AC Milan el doloroso 4-0 sufrido en la final de Atenas de 1994 y obtiene un billete para los cuartos de final. El viernes, el sorteo para conocer rival. Hasta entonces, toca disfrutar de una noche inolvidable.

El inicio soñado

El Barça ha arrancado tal como exigía el partido. Intenso, vertical y ejerciendo una presión brutal en campo contrario. El balón le duraba segundos al AC Milan, incapaz de encontrar un instante de respiro. El Camp Nou ha empujado al equipo como en las mejores ocasiones y el equipo de Roura ha aprovechado la primera ocasión de la que ha gozado. Ha sido obra de Messi, autor de un misil desde la frontal imparable para Abbiati. 1-0 al minuto 5.

Iniesta, al larguero

El Barça jugaba con Villa haciendo de '9', con Pedro y Alves abriendo el campo y con Messi e Iniesta moviéndose por dentro como los ángeles. Así ha generado el conjunto azulgrana la segunda gran ocasión del encuentro: un disparo del manchego desde la frontal que Abbiati ha rechazado como ha podido al travesaño y que Messi no ha sabido rematar posteriormente de cabeza. Estaba siendo el mejor Barça del curso, una auténtica delicia.

Palo de Niang, gol de Messi

El equipo, volcado al ataque, jugaba dejando bastantes espacios a sus espaldas. Lo han aprovechado los italianos en un contragolpe tras un córner favorable al Barça. Niang se ha plantado solo ante Valdés y ha definido al palo, en una acción que ha hecho enmudecer al Camp Nou. Del posible 1-1 se ha pasado afortunadamente el 2-0, en una brillante acción de Messi. Nuevamente desde la frontal, su disparo ha sorprendido a Abbiati, recordando y mucho al que le hizo a Van der Sar en la final de Wembley 2011. Al descanso, eliminatoria igualada.

Villa decanta la balanza

El AC Milan ha cambiado su planteamiento al inicio de la segunda mitad. En lugar de esperar al Barça en campo propio, ha ido a buscarlo con una presión que obligaba a los azulgranas a jugar con mucho cuidado en la creación de juego. Cualquier pequeña imprecisión de Busquets, Mascherano o Piqué habría sido letal para un Barça que ha sabido leer el partido perfectamente. Ya no tenía la necesidad de marcar -el 2-0 llevaba el partido a la prórroga- y no ha enloquecido yendo a por el tercero. Éste ha caído por su propio peso tras una genial recuperación de Mascherano cerca de la frontal. Xavi ha asistido hacia Villa y el 'Guaje' la ha puesto en la escuadra. Locura colectiva.

Alba resuelve la incertidumbre

El Barça no sólo había igualado la eliminatoria al descanso, sino que le había dado la vuelta en 55 minutos. Quedaba más de media hora por delante para que el AC Milan fuera, ahora sí, a por un gol. Allegri ha dado entrada a jugadores ofensivos como Robinho y el ex azulgrana Bojan, pero el Barça ha sabido defenderse con el balón en los pies y dejar correr un tiempo que se consumía muy poco a poco. Cuando el partido parecía que moriría con el 3-0, un contragolpe de un Jordi Alba incansable ha supuesto el 4-0 para el Barça. El mismo resultado que se produjo en Atenas en 1994 -entonces, favorable a los italianos- otorga un preciado billete para los cuartos de final de la Liga de Campeones. El mejor Barça ha vuelto.

Volver arriba