fcb.portal.reset.password

Mascherano en una jugada contra el Athletic Club de Bilbao / FOTO: ARCHIVO - FCB

Javier Alejandro Mascherano puede llegar a los 100 partidos como azulgrana en el partido ante el Real Madrid. El Jefecito, que llegó procedente del Liverpool como mediocampista y reserva de Sergio Busquets, se ha convertido en los poco más de dos años que lleva en el club en una pieza imprescindible tanto para los esquemas de Guardiola como para los de Tito Vilanova. Más del 60 por ciento de partidos que ha jugado con el Barça, Mascherano ha desarrollado posiciones de central, formando pareja con Puyol, Piqué o Abidal. De hecho, esta nueva posición a la que se adaptó Mascherano hace más de un año, lo ha convertido en uno de los mejores centrales del mundo.

Le gusta esa posición

El 12 de abril de 2011, ante el Shakhtar Donetsk en la Liga de Campeones, fue el primer partido de Mascherano como central. Antes, había participado siempre en el centro del campo azulgrana pero sin una gran continuidad. Debido a la lesión de Puyol y Abidal, Guardiola tuvo que situarlo en esa posición. Ese día, sin embargo, el argentino demostró que era su posición y no la dejó en mucho tiempo. De hecho, en la temporada siguiente fue el central indiscutible de las alineaciones azulgranas. "Yo encuentro muy positivo el hecho de haber cambiado la posición, porque primero me ha dado la oportunidad de jugar y darme continuidad en un equipo tan grande como éste, y más allá de eso, brindarle la oportunidad al entrenador de tener varias soluciones ", asegura Mascherano.

El argentino siempre ha mirado por el bien del equipo antes que por el bien propio y es por eso que se muestra contento de ayudar al equipo en esta posición: "Creo que es importante para un jugador poder estar en 2 o 3 posiciones diferentes y dar estas opciones al entrenador para que él sea el encargado de elegir”.

Cambio de juego

Javier Mascherano ha tenido que adaptarse a una posición a la que no estaba acostumbrado en un equipo como el FC Barcelona, en el que la pelota es lo más importante. Pero aún así, el Jefecito se ha acostumbrado al equipo y desde que empezó a jugar en esa posición, se dio cuenta que tenía que cambiar algo: "El cambio más importante en cuanto a juego es, obviamente, la mentalidad. Jugando de centrocampista uno sabe que detrás siempre tiene el apoyo de la línea defensiva. Hoy en día, al jugar como central, sé que si fallo es muy posible que se convierta en un gol en contra o una ocasión importante para el rival. Esto, sin embargo, ha sido un aspecto positivo en mi carrera”.

Así pues, un partido con doble ilusión para Javier Mascherano. Puede ser su partido número 100 y, en caso de victoria, conseguiría su octavo título con el FC Barcelona.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();