fcb.portal.reset.password

Iniesta, durante el partido jugado en el Camp Nou / FOTO: ARCHIVO FCB

Es noche de partido grande. En medio de un ambiente espectacular, el FC Barcelona buscará en Glasgow el billete que le otorgue de forma matemática el acceso a los octavos de final de la Liga de Campeones. El conjunto de Tito Vilanova sabe que una victoria aseguraría la clasificación como primero de grupo, siempre que el Spartak no gane al Benfica en el otro partido de la jornada. De ganar, el Barça podría afrontar los dos partidos que faltan con mucha más tranquilidad.

Sin Busquets, con Piqué

Como viene siendo habitual durante todo este inicio de temporada, Vilanova deberá idear una línea defensiva algo experimental, debido a las múltiples bajas que tiene el equipo. A estas alturas, Puyol, Abidal, Muniesa y Adriano son los jugadores defensivos con los que no puede contar el técnico, que en cambio sí que recupera a Gerard Piqué, ausente desde la primera jornada de Champions, hace casi dos meses. Tampoco podrá jugar Busquets, sancionado, lo que seguramente llevará a Song a la posición de mediocentro defensivo.

El Celtic, de fiesta

El partido se enmarca dentro de los actos de celebración del 125º aniversario del Celtic de Glasgow. El Club escocés ha preparado un mosaico gigante para el inicio de un encuentro que debe servir para que los católicos consoliden su segunda plaza en el grupo G, amenazada sobre todo por el Spartak ruso. Hay que recordar que, hace dos semanas, el equipo dirigido por Neil Lennon estuvo muy cerca de puntuar en el Camp Nou (2-1). En Glasgow la victoria azulgrana también costará. Tendría premio: acceder a octavos.

Volver arriba
_satellite.pageBottom();