fcb.portal.reset.password

Adriano, celebrant un gol amb Pedro. FOTO: MIGUEL RUIZ-FCB.

El Barça de Tito Vilanova es un auténtico depredador del área, una máquina de hacer goles. La expresión máxima del juego global del conjunto azulgrana, del fútbol de equipo es, sin duda, que hay once jugadores que atacan y once que defienden, lo que queda demostrado dando un vistazo a las estadísticas goleadoras de los culés. En 14 jornadas de Liga han anotado 48 dianas, ocho de las cuales han sido obra de hombres de la línea defensiva.

Dicho de otro modo, el 16% de los goles del equipo llegan gracias a los defensas, que este año suman ocho goles, los mismos que los jugadores de la retaguardia consiguieron en toda la temporada pasada en la competición doméstica.

Defensas ofensivos

El más inspirado de todos ellos es el brasileño Adriano Correia, que con cuatro goles en la Liga y uno en la Copa del Rey es el cuarto máximo goleador del equipo por detrás de Messi, Villa y Cesc. Le sigue un Jordi Alba que hace buenas las dianas ante el Deportivo y el Celta, además de su gol decisivo en la Liga de Campeones contra el Celtic de Glasgow.

La lista de la gran efectividad defensiva en el terreno goleador la cierran los centrales Piqué y Puyol, que con una diana cada uno abrieron la lata señalando el camino de la victoria contra el Athletic Club y la Real Sociedad, respectivamente.

El brasileño Dani Alves, por su parte, también ha visto portería esta temporada. Fue en la Liga de Campeones en el duelo que enfrentó al Spartak de Moscú y al Barça en Rusia. De hecho, Marc Bartra, Mascherano y Montoya son los únicos defensas que aún no han marcado. Es evidente, pues, que la línea defensiva del Barça está en forma y que es capaz de decidir partidos no sólo desde la contención sino también desde la línea de gol.

Volver arriba