fcb.portal.reset.password

Pelé, en el partido que jugó el Santos en el Camp Nou en 1963 / FOTO: ARCHIVO FCB

Este miércoles se cumple el 50 aniversario del último partido amistoso jugado por el Santos de Pelé en el Camp Nou. A pesar de su aparente inferioridad, ese 12 de junio de 1963 el Barça se impuso por 2-0.

Entonces el Santos FC se podía considerar como el mejor equipo del mundo. De hecho había ganado la Copa Intercontinental 1962 ante el Benfica, título que repetiría en 1963, en esta ocasión al superar al Milan. El equipo brasileño, con su gran estrella Edson Arantes do Nascimento 'Pelé' (entonces el mejor jugador del mundo) era sin duda el once de moda. Además, la selección brasileña había ganado en 1962 el campeonato del mundo de fútbol. Todo ello hizo que la noche del 12 de junio de 1963 la expectación fuera máxima entre los aficionados barcelonistas.

Más ambiente que juego

Los 85.000 espectadores presentes en el Camp Nou recordaban los dos partidos anteriores del Santos del Pelé en el estadio. En el primero, disputado el 28 de junio de 1959, el conjunto brasileño había goleado por 1-5 (con dos goles de Pelé) a un Barça lleno de suplentes. Mejor recuerdo se tenía del segundo encuentro, jugado el 2 de julio del 1960, cuando los azulgranas, con todas sus figuras, vencieron por 4-3. En aquel partido Pelé consiguió un gol.

El ambiente previo al partido fue muy festivo, pero sin embargo el partido no cumplió las expectativas. Pelé no tuvo su mejor día y el Santos hizo un juego muy técnico, pero improductivo, mientras que el Barça, teóricamente inferior, a base de coraje consiguió un triunfo justo con dos goles en la parte final del partido obra de Pereda (75') y Zaballa (87'). El entrenador barcelonista Josep Gonzalvo alineó estos jugadores: Sadurní, Rodri, Garay, Eladio, Vergés, Endériz, Cubilla (Zaballa, 56'), Goyvaerts, Morollón, Re (Pereda, 56') y Fusté (Szalay, 46') .

Pelé, estrella mediática

Al margen del resultado, Pelé, que sólo tenía 22 años, fue la gran estrella mediática del partido, a pesar de su no demasiado lucida actuación. Los fotógrafos sólo tenían flashes para él, y los periodistas compitieron en las crónicas para poner adjetivos al rey del fútbol mundial (se llegó a calificarlo como un hombre de "piernas de oro y corazón de niño"), un jugador por lo que suspiraban todos los grandes clubes europeos, pero en vano, ya que no dejaría el Santos hasta 1975 para jugar en el New York Cosmos de manera testimonial.

Los posteriores partidos del Barça con el Santos

Pelé ya había jugado contra Ladislao Kubala el partido del Camp Nou del 1960. Para cerrar el círculo le faltaba jugar contra Johan Cruyff, lo que hizo el 1 de septiembre de 1974, en ocasión de un partido del trofeo Ramón de Carranza, en Cádiz, que ganó el Barça por 4-1 en un Santos en decadencia y con 'O Rei' a punto de irse a los Estados Unidos. Años después, el 25 de agosto de 1998, el Santos participó en el Trofeo Joan Gamper, siendo superado por el Barça en penaltis tras empatar a dos goles.

El último enfrentamiento entre ambos equipos es recordado por todos, ya que fue el 18 de diciembre de 2011, nada menos que la final del Mundial de Clubes, disputada en Japón, aquel memorable partido que el Barça de Messi ganó por 4-0 al Santos de Neymar. Fue el día que Neymar pronunció unas palabras que hoy todavía resuenan: "Con el Barça hemos aprendido cómo se juega al fútbol."

Volver arriba