fcb.portal.reset.password

Andoni Zubizarreta, ilusionado con la final de la Copa del Rey / FOTO: ÁLEX CAPARRÓS - FCB

A pocos días de la final de la Copa del Rey que cerrará la temporada 2011/12, el director deportivo Andoni Zubizarreta ha tratado en Barça TV el duelo con el Athletic Club. En una entrevista con la periodista Sandra Sarmiento, el vasco habla de cómo vivió la final de Mestalla, del Athletic Club de Bielsa, de las relaciones entre los dos clubes, del estado de Abidal o el adiós de Guardiola.

Como jugador ganó tres títulos de Copa, dos con el Barça y uno con el Athletic Club. Como director deportivo ya suma seis títulos, pero de Copas del Rey aún no ha conseguido ninguna.

Andoni Zubizarreta, ¿usted fue en 2009 en Mestalla?
"Sí, fui a Mestalla. Fui con mis tres hijos y mis entradas me las consiguió un tal Guardiola, el entrenador del FC Barcelona."

¿Qué recuerdos tiene?
"Recuerdo que en el gol de Toquero nos levantamos mi hija y yo para celebrarlo y con el gol de Touré Yaya nos levantamos con mi hijo. En el descanso, que llegó justo a los tres minutos del empate, tuve una sensación como si mi cerebro se hubiera dividido en dos. Por una parte, sentí la alegría de haber celebrado un gol pero a la vez que celebro que marcan una diana a mi equipo. Esto fue una gran contradicción. La segunda parte nos dejó las cosas más claras y el resultado fue más evidente y, a partir de ahí, sólo disfrutamos del fútbol."

Aquella final de 2009 fue el inicio de la etapa Guardiola, que el viernes se acaba. ¿Tuvo la sensación de que aquel era el inicio de una historia maravillosa?
"Sí. Recuerdo aquel canto de 'Copa, Liga y Champions', que era el 'leitmotiv' de la final. Recuerdo el maravilloso ambiente que había: de ilusión, de emoción... la gente se sentía muy identificada y tenía la sensación de que podía pasar una cosa fantástica. Todo lo que sucedió posteriormente es mérito de Pep y de todos los jugadores."

Recuerdo a Pep en la eliminatoria contra el Chelsea hace unas semanas. Hablaba de aquel inicio del 2009 como el enamoramiento del Barça. ¿Tiene la sensación de que aquel enamoramiento aún perdura?
"Sí, creo que hay una convicción en la idea, en la forma de jugar, en cómo nos presentamos a los partidos, en la idea de 'ante la duda atacamos', de querer dominar el juego... Y también el convencimiento de nuestra afición de que esta es la manera. La respuesta del público el día del Chelsea o del Real Madrid también nos enseña que la afición está satisfecha con lo que el equipo presenta y hace. Evidentemente, queremos que el equipo gane y queremos que este viernes, en el Calderón, seamos nosotros los que recojamos la Copa al final del partido."

El Athletic Club de aquel 2009 al de ahora no sé si se parecen mucho o poco. Hubo jugadores que vivieron el partido desde las gradas y que el viernes pueden ser titulares, pero el gran cambio es Bielsa. Este equipo con Bielsa se ha transformado.
"El Athletic Club, por su filosofía, es un equipo que suele mantener muy estables sus plantillas. Es cierto que se ha incorporado una generación de jugadores jóvenes muy interesantes, más algún fichaje de esta temporada como es el caso de Ander Herrera. Pero también es cierto que el entrenador les ha dado un perfil, una idea de juego, una personalidad que se adapta muy bien a la filosofía del Athletic: un equipo que ataca, que quiere ser el protagonista en cada uno de los partidos que juega y eso, a su afición y a su Club, les va muy bien. Además, los jugadores les han dado un plan, una idea de juego con el que se sienten seguros.”

¿Bielsa sería un técnico que se podría adaptar al Barça?
"Es un hombre con una gran personalidad y que se adaptaría bien, en este sentido, a nuestro club. Después, la propuesta del juego como él la desarrolla -en un juego individual porque su suma con el colectivo sea mayor-, no sé si se adaptaría de manera exacta a un Club como el Barça. Yo tengo la sensación de que Bielsa está en el Club perfecto por lo que él pide a un equipo."

El último título del Athletic Club fue hace 28 años con Zubizarreta como portero. ¿Cómo recuerda aquel día?
"Recuerdo que era una final contra el Barça y que ganamos 1-0. Fue un partido con mucha tensión pero fue una alegría conseguir Liga y Copa, ya que el doblete era un hito enorme. Recuerdo la pasión de nuestra gente porque era un momento negro en Euskadi. La consecución del título fue como un trozo de luz en un espacio muy negro."

Dice que los últimos minutos de aquel partido hubiera querido que no existieran. Ahora las relaciones entre los dos Clubes, en cambio, son fantásticas. En el 2009, por ejemplo, la convivencia fue maravillosa. ¿Qué ha cambiado?
"En aquellos momentos vivíamos un momento complicado. Veníamos de ver la lesión de Schuster en San Mamés y, al año siguiente, Maradona en el estadio y todo eso acabó envenenando las relaciones. Nosotros también competíamos, como equipo, con los de arriba y éramos un rival directo, lo que genera mayor tensión. Recuerdo que en el partido de homenaje de Artola y Olmo, ellos insistieron en que viniéramos con el Athletic Club para jugar este partido y eso ayudó, a nivel de vestuario, a normalizar la situación."

Y también que Julio Salinas y Zubizarreta vinieran al Barça. Esto quizás hizo que se estrecha un poco el vínculo.
"Sí, al famoso Dream Team yo le llamaba Eusko Barça. Teníamos mucha gente como Valverde, Julio, Bakero... Desde este punto de vista, a la gente le gusta tener jugadores con los que se puede identificar de una forma directa. Esto ayuda a aproximar a la gente. Pero siempre he pensado que las relaciones entre los dos equipos, salvo en aquella época que antes comentábamos, ha sido buena pero exigente."

¿Cómo se vive desde dentro la sensación extraña de que parece que se haya acabado la temporada pero en realidad aún queda un título?
"No es sencillo. Nos ha provocado un espacio de descompresión que, a veces, no sabes cómo gestionar, cómo mantener la intensidad de la velocidad. Se vive con la concentración en los entrenamientos, y sabiendo enfocarse cuando llegan las cosas importantes."

¿Esta Copa ilusiona?
"Nos hace mucha ilusión. Y al culé también, aunque han pasado muchas cosas desde que finalizó el último partido de Liga hasta ahora. Pero, al final, nos une a todos el fútbol. Y el ambiente de la final es lo que queremos vivir."

Aquí da la sensación de que no se habla mucho de la Final de la Copa del Rey. En cambio, en el País Vasco hay un gran ambiente al respecto.
"La pasión del hincha del Athletic Club es extraordinaria porque la presencia del equipo en las finales se suele dar cada mucho tiempo y la gente vuelca su pasión en estos momentos. Pero estoy seguro que nuestra gente estará igual de animada. Si alguien piensa que el Athletic llegará más desanimado, no será así. No tienen este carácter, ya que hacen frente a cada partido sabiendo que son momentos únicos. Nosotros debemos tener presente que viviremos un momento excepcional y lo viviremos así."

¿Teniendo tantas bajas en defensa, será prioritaria la filosofía de tener el balón para no sufrir?
"Sí es cierto que tenemos bajas pero con eso competimos. Tenemos un equipo competitivo, estaremos en el campo bien y plantearemos el partido con lo que creemos que podemos atacar y hacer daño al Athletic. Nos mediremos ante ellos y queremos ganar, esa es nuestra idea."

Uno de los beneficios de apostar por la cantera es que todo el mundo confía en los jóvenes que tienen que suplir las bajas y la gente se siente muy segura.
"Este es uno de los grandes méritos de Pep. Guardiola nos da la tranquilidad de saber que confía en ellos y que, si los pone a jugar, es porque cree que esta es la solución. Esto es un hecho que los jugadores perciben y acogen como si fueran uno más. Es un legado maravilloso que nos deja Pep."

 

Abidal y Guardiola

Abidal ha dado un paso más y ya está en casa. ¿Todo evoluciona bien?
"Primero hay que agradecer el inmenso respeto hacia él. Creo que todos hemos sentido el respeto y la estima de la gente. Su evolución cumple el ritmo que se debe dar. La siguiente etapa es un control médico. Es un proceso lento y complicado pero el objetivo es que consiga hacer vida normal y pueda empezar a correr. Lo que nos preocupa es que él esté bien."

Como Club, ¿qué mensaje le ha trasladado a él?
"Que lo que necesite, allí estaremos. Que no tenemos ninguna prisa, ni necesidad de nada. Él sabe que estamos con él y que iremos paso a paso. La cuestión es recuperar el Abidal persona antes que el futbolista."

Hablemos del viernes ya que es la despedida de Pep. ¿Como lo ve estos días, ilusionado, nostálgico…?
"Lo veo intenso. En el entrenamiento del lunes, estaba con una intensidad máxima sabiendo el reto que tiene por delante. Y concentrado, está ensimismado y disfrutando del fútbol."

¿Que los jugadores digan que lo quieren despedir con un título es un plus de motivación o de presión?
"Yo creo que de motivación. Este equipo está construido desde el afecto y creo que eso es bueno, ya que el fútbol no debe ser siempre frío porque se puede vivir desde la vertiente más emocional."

 

Volver arriba
_satellite.pageBottom();