fcb.portal.reset.password

Lionel Messi, hat-trick contra el Viktoria Pilsen / FOTO: MIGUEL RUIZ - FCB

El FC Barcelona cerró la noche de las cifras y los récords con un triunfo redondo en el
Eden Stadium de Praga que le mete en octavos de la Champions. El 0-4, iniciado con
un penalti y expulsión de Cisovsky mediada la primera parte, ha llevado la firma de
Leo Messi, autor de un hat-trick, y Cesc Fábregas. El partido tuvo un guión perfecto,
enmarcado en el encuentro número 200 en la era Guardiola, con Messi superando la
misma cifra en cuanto a goles anotados y rubricado con el tanto número 500 con el de
Santpedor en el banquillo. Hubo para todos: Valdés superó el récord de imbatibilidad
de la historia del Club, Cuenca volvió a brillar con un centro de gol y Alexis Sánchez
regresó a los campos a tope.


Con este triunfo, el Barça se clasifica también para los octavos de final de la Liga de
Campeones, en un día en el que también ha obtenido el liderato de grupo en solitario,
tras el empate del AC Milan en Minsk (1-1).

Valdés, paradón con récord

Como el día del Mallorca, Guardiola ha apostado por dos extremos muy abiertos a las
bandas, Adriano y Cuenca, para abrir el cerrojo checo. Con Iniesta y Xavi en el
banquillo, Cesc, Thiago y Messi eran los encargados de asociarse por el centro, tarea
que se ha complicado en los minutos iniciales, con un Viktoria Pilsen muy ordenado y
que casi ha estado a punto de sorprender en un rápido contragolpe de Ptrzela. La
acción ha finalizado con un contra uno que ha resuelto Valdés con un paradón que le
ha permitido superar el legendario récord de Miguel Reina. Al Barça le estaba
costando triangular más de lo esperado.

Doblete de Messi

Un brillante regate de Messi ha destruido la telaraña checa de un plumazo. El
argentino, derribado por Cisovsky cuando se plantaba solo ante el portero Pavlik, ha
provocado un penalti y la expulsión del defensa. Él mismo lo ha ejecutado a gol –su
tanto 200- y ha puesto por delante al Barça, que con un hombre más en el campo ha
empezado a mandar de verdad, a lo que el Viktoria Pilsen ha respondido con muchas
faltas y juego subterráneo. Al límite del descanso, una brillante jugada combinativa la
ha vuelto a finalizar Messi, que ha superado con un tiro cruzado la salida de Pavlik.

Cesc y Thiago, a punto

La segunda parte ha arrancado con una genial asociación entre Messi y Cesc que ha
acabado con un remate desviado por centímetros del de Arenys. En pocos segundos
había quedado que el Barça quería más en la segunda parte. Messi ha obligado a
Pavlik a lucirse poco después, tras un lanzamiento de falta. El partido, comodísimo
para los visitantes, permitía cierto descanso para los titulares, y Guardiola ha
sustituido a Sergio, Alves y Abidal para dar entrada a Keita, Maxwell y un recuperado
Alexis, que ha recibido el alta médica justo antes del partido. Mientras tanto, otra
excelente asistencia de Messi casi acaba con gol de Thiago, que ha rematado de
cabeza al palo. Casi, casi.

Golazos para llegar a los 500

El Barça, obsesionado con cerrar el encuentro, ha logrado su objetivo tras el enésimo
desborde de Cuenca por banda derecha. El jugador del Barça B ha enviado un
milimétrico centro al corazón del área pequeña que ha rematado de cabeza a gol Cesc
Fàbregas. Luego, cuando el partido parecía cerrado, Piqué se ha sacado de la
chistera una mágica asistencia de tacón para Messi, que ha firmado su segundo hat-
trick consecutivo y el gol número 500 en la era Guardiola. Era el broche final perfecto
a una victoria que sitúa a los azulgranas matemáticamente en octavos.

EL DETALLE

Los goles
0-1, Messi (min 22, pen)
0-2, Messi (min 45+1)
0-3, Cesc (min 71)
0-4, Messi (min 90+2)

Volver arriba
_satellite.pageBottom();